Inicio » Tenis »

Marat Safin reveló la increíble cantidad de raquetas que rompió durante su carrera: Nunca adivinarás

El extenista ruso dialogó con ESPN, y sorprendió al entregar un dato muy difícil de obtener.

Guía de: Tenis

Si hay un tenista al que los aficionados disfrutaron en la pista, ese es Marat Safin. El ruso contó con un talento como pocos, y esa facilidad para jugar lo llevó a ganar 2 Grand Slams y a alcanzar la cima del ranking de la ATP, hace ya 20 años atrás.

Pero así como lograba casi todo lo que se proponía, era dueño de un temperamento particular. Como suele decirse, una personalidad con una mecha bastante corta.

La raqueta por el aire, un clásico a lo largo de la carrera de Marat Safin / www.lanacion.com.ar

La raqueta por el aire, un clásico a lo largo de la carrera de Marat Safin / www.lanacion.com.ar

Al igual que muchos de sus colegas, la forma que encontraba para descargar su bronca era dejando las raquetas maltrechas. Hasta ahí, nada demasiado diferente a lo que se puede llegar a comentar de otros jugadores. Solo hasta ahí.

En diálogo con José Luis Clerc para ESPN, Safin reveló la increíble cantidad de raquetas que rompió en toda su carrera. Él reconoció que no estaba enterado. Y Head, la marca que lo acompañó en sus años de actividad, fue la que le dio el número.

Toda mi vida jugué con Head, y rompía muchas raquetas de pequeño. Desde el año ’98 que estoy con ellos, y ellos eran muy tolerantes conmigo. Entonces, al final, es como que dijeron “ok, que las rompa”. Rompía más o menos 80 raquetas por año, o más. Eran muchas por semana”, comenzó su llamativo relato.

Me llevaba tan bien con ellos que me dijeron que me querían hacer un regalo… y me regalaron una tabla de snowboard a la que le pusieron el número “1055″.

“Para mí fue una sorpresa, porque no sabía cuántas raquetas había roto. Bueno, ahora sé cuántas rompí en mi carrera”, aseguró en tono divertido.

“Nunca disfruté del tenis, me obligaron a jugar”

En otro tramo de la entrevista con la señal deportiva, el nacido en Moscú dejó una pista que ayuda a entender por qué reaccionaba como reaccionaba: su comportamiento tenía que ver con la escasa o nula pasión que sentía por el tenis.

 “Nunca me gustó jugar al tenis, nunca disfruté, nunca lo pasaba bien. Tenía presión y obligación, me empujaban a jugar”, aseguró el ex número 1 del mundo.

Además, llamó la atención al señalar que “mi pasión era ser jugador de fútbol, y jugar al tenis fue contra mi voluntad. Mi carrera fue un milagro”.

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios