Inicio » Tenis » Equipo

Marcelo Ríos: Un talento único en el tenis

Un brillante zurdo logró encandilar al mundo en la segunda mitad de los ’90 gracias a su genialidad dentro de la cancha y rebeldía fuera de ella. Ríos fue el primer latinoamericano en ser No. 1 del mundo y su talento aún se mantiene entre los más grandes que se [...]

El 29 de marzo de 1998 estará grabado en la historia del deporte de Chile y del tenis latinoamericano. Ese día Marceo Ríos se transformó en el primer tenista de la región en llegar al No. 1 del mundo –tras vencer al legendario Agassi en Miami- mostrando el camino a la gloria para los sudamericanos.

Marcelo Ríos

Foto: AP

Marcelo Ríos se transformó en una leyenda del tenis gracias a su zurda privilegiada.

La carrera del chileno fue de acuerdo a su genialidad y rebeldía. Dentro de la cancha deslumbró desde que comenzó a dar sus primeros pasos en la comuna de Vitacura, Santiago, donde vivía atrás del Sport Francés y fuera de ella se ganó un sinfín de críticas por su actitud despreocupada y poco atenta con el resto, pero que poco importaba a la hora de jugar al tenis.

Como suele suceder con genios en todos los ámbitos su ascenso y descenso fue con el mismo ritmo vertiginoso y la cúspide que alcanzó ese día de marzo duró poco, sólo seis semanas en total, pero alcanzó para quedar grabado en el recuerdo de todos los amantes del deporte.

Pero su talento se expandió a todos los ámbitos posibles. En juveniles ganó el US Open –vicecampeón en dobles- fue finalista en la Sunshine Cup y semifinalista de Roland Garros, consagrándose como el mejor del planeta en menores de 18 años.

Luego de su paso por el profesionalismo ingresó al circuito de Veteranos en 2006, donde con 30 años marcó una supremacía gigante ante algunos de los mejores jugadores de todos los tiempos, ganando seis trofeos consecutivos y terminando ese año, cómo no, No. 1. Así es el único tenista en la historia en ser líder del ranking en juveniles, profesionales y veteranos.

Los logros de Ríos además lideraron a otras estrellas. Alcanzó el cielo en el ranking antes que cualquier otro iberoamericano, siendo después igualado por Moya, Kuerten, Ferrero y Nadal, y además fue el primer tenista en ganar los tres torneos Masters 1000 en arcilla, Montecarlo, Roma y Hamburgo, lo cual sólo fue igualado después por Kuerten y Nadal.

Las deudas de su carrera

Marcelo Ríos

Foto: Héctor Aravena, El Mercurio

Marcelo Ríos en su momento más glorioso en el tenis: celebrando su asenso al nro. 1 del ranking mundial.

Pero como suele suceder en un talento tan grande, siempre quedó la decepción de que no explotara al máximo su tenis para escribir más líneas en la historia del deporte blanco.

La más importante fue en un Grand Slam, ya que sigue siendo el único tenista en ser No. 1 del mundo sin haber ganado un trofeo de esta categoría. Su experiencia más cercana fue en el Abierto de Australia 1998, donde perdió en la final ante Petr Korda, quien luego sería sancionado por dóping detectado justamente en ese certamen.

La segunda es la frustración de no poder ganar nunca un título ATP World Tour en Chile. Perdió cuatro veces las finales en 1995, 1996, 1997 y 2003, logrando solamente adjudicarse un Challenger en 2001.

En tiempos donde predomina la potencia física, es fácil olvidar que hace más de una década hubo un tenista de 1.75 metros –el No. 1 más bajo de la historia- que rompió la hegemonía histórica de Pete Sampras en el ranking que tenía por alrededor de cinco años, con una muñeca privilegiada y una facilidad asombrosa para jugar.

Incluso su look fue imitado por millones en su época con el gorro para atrás y el pelo largo, todo por parecerse a un tenista que como han coincidido todos sus pares, sea cual sea su vida y sus historias fuera de la cancha, es uno de los pocos por el cual todos pagarían una entrada por verlo jugar.

Links:

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X