Inicio » Tenis » Equipo

Mary Pierce, su increíble paso de la gloria del tenis a misionar en Asia

La última campeona francesa de Roland Garros en el año 2000, se retiró del tenis el 2006 por dolencias en su rodilla izquierda. Años después, reapareció misionando en la Isla Mauricio.

Mary Pierce junto a Amelie Mauresmo fueron las últimas glorias del tenis femenino francés. Si bien no fue No. 1 del mundo, ganó el Abierto de Australia en 1995 y Roland Garros en el año 2000, convirtiéndose en la última nacida en Francia en ganar en París, aunque siendo certeros, Pierce nació en Montreal, Canadá  mientras su madre francesa y su padre estadounidense paseaban por la ciudad. Se crió en USA y luego representó a Francia.

Pierce destacó tempranamente en el circuito estadounidense de tenis, y por un momento fue la jugadora americana (tenía la nacionalidad por su padre) en debutar en el circuito de la WTA con 14 años y 2 meses.  En 1991 en Palermo ganó su primer torneo WTA y el 16 de octubre de 2005 fue la última vez que levantó una copa. Esa vez fue victoria ante Francesca Schiavone por 6-4, 6-3 en Moscú.

mary pierce

Fotos: Agencias

A la izq., Mary Pierce en la época en que celebraba en las canchas de tenis; a la dere., en su nueva vida de misionera.

Fue en Roland Garros 2000, donde Mary tuvo la mejor semana de su carrera. En suelo francés derrotó a Conchita Martínez en la final para quedarse con su segundo Grand Slam y convertirse – hasta hoy – en la última francesa en ser profeta en su tierra.

El 26 de octubre de 2006 fue el día más triste en su carrera. Una rotura de ligamentos de la rodilla izquierda en pleno partido la sacó por siempre del circuito. En los años posteriores intentó volver pero la rodilla no sanó. Nunca se anunció un retiro oficial. No se supo más de ella.

En el camino de Jesús

El diario francés L’Équipe Magazine preguntó por ella y la buscó. Encontró a la ex No. 3 del mundo en Trianon, en la isla Mauricio, un país insular ubicado a 3.943 kilómetros de la India, en el suroeste del océano Índico.

La ex astro del tenis francés vive ahí hace 3 años junto a la finca del pastor evangélico Miki Hardy, fundador de la Church Team Ministries Internacional. Pierce comentó que ayudó a levantar esta finca piedra por piedra. Vive ahí con más misioneros y con animales.

“Cuando me lesioné en 2006, pensaba que de no haber conocido al Señor podría haber caído en cualquier cosa: la droga, el alcoholismo, la depresión…”, explica Pierce, que todos los domingos acude al servicio religioso, que se puede ver por internet, con sus “hermanos”. (extracto de Diario AS de España)

Esa es la nueva vida de Mary Pierce. De la gloria en el tenis, a predicar en medio de la nada.

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X