Inicio » Tenis »

Pelotas amarillas en el tenis: ¿Desde cuándo se utiliza este color y por qué?

La influencia de la televisión en la década de '70 empujó un cambio significativo en la industria del tenis.

Guía de: Tenis

Pelotas amarillas en el tenis

Björn Borg, corriendo una pelotita blanca, cuando aun se utilizaban en Wimbledon / canchallena.lanacion.com.ar

El tenis, como producto, se divide en dos partes. Así de drástico. Así de real. La primera abarcó desde cerca de 1870, cuando se redactaron las primeras reglas del “Real Tenis”, reservado para las clases sociales más altas, hasta 1968, cuando el deporte le abrió las puertas al profesionalismo.

Desde entonces, según Eduardo Puppo, especialista en historia del tenis, la comercialización pasó a tener un peso predominante en el deporte, con la televisión como piedra fundacional para el desarrollo y manejar las grandes cifras de dinero actuales.

Un siglo más tarde de sus primeros “peloteos”, el tenis tomó forma de industria. Los tenistas comenzaron a generar dinero. Y por supuesto, a embolsar parte de ese dinero. Mucho menos, en proporción, de los 2 millones de euros de los que se hará el acreedor de la presente edición de Roland Garros.

Fue por esa época que un estudio arrojó que las pelotitas amarillas eran más atractivas para la audiencia televisiva y, desde 1972, la Federación Internacional de Tenis autorizó el cambio del clásico blanco y el negro, según la superficie de juego, por las amarillas fluorescentes.

Esto no inhabilitó el uso de pelotas blancas -que en el pasado colaboraron para que al tenis se lo denominara “deporte blanco”- junto a la vestimenta de ese color que aun sigue respetándose en Wimbledon.

Está claro que las pelotitas de color chillón, que superan los 200 kilómetros por hora con facilidad y giran a 5300 revoluciones por minuto, representan por estos tiempos un sello distintivo del tenis.

Puppo afirma que durante los primeros tres años desde que este color fue aprobado, el uso fue en modo de prueba. Luego se aceptó masivamente con excepción del mencionado Grand Slam londinense, que se resistió al cambio hasta 1986.

El historiador argentino precisó, también, que la Federación Internacional de Tenis permite las pelotas rojas, naranjas o verdes como colores que incentivan la enseñanza a los niños. Estos colores también fueron testeados para los torneos profesionales, pero luego se desestimaron por cuestiones relacionadas a la clave de color en la imagen televisiva.

Un torneo para extenistas, el ATP Tour Championship de Algarve, en Portugal, fue el último certamen en utilizar pelotitas blancas, y lo hizo en 2010, para conmemorar la 10º edición. El ganador fue el sueco Thomas Enqvist, venciendo en la final al austríaco Thomas Muster.

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X