Inicio » Tenis »

Perdió una pierna en Afganistán y hoy es ball boy en el US Open: Emocionante historia

Desde 2010, Ryan McIntosh convive con una prótesis en su pierna derecha; pese a su amputación, es alcanzapelotas en el US Open.

Guía de: Tenis

Ryan McIntosh es protagonista de una historia de película, de esas que causan escalofríos inmediatamente en cualquiera que se empape de su experiencia. Cuesta demasiado, por lo general, situarse en el lugar o el sentir de una persona que hasta que le amputaron la pierna derecha en la guerra, en Afganistán, en 2010, llevaba adelante una vida como la de cualquier otro individuo que soñaba con defender a su país.

Sin lugar a dudas se trata de un personaje singular, que intenta ser visto como uno más pero su prótesis no lo deja. Desde 2012, gracias a un programa de inclusión de veteranos de guerra en los Estados Unidos, promovida por la Fundación de la Asoaciación de Tenis de los Estados Unidos (USTA), es ball boy en el Grand Slam que se desarrolla todos los años en Nueva York.

www.dailymail.co.uk

www.dailymail.co.uk

Ese es McIntosh: un veterano de guerra cuya pierna derecha debió ser amputada -sin que perdiera el conocimiento- por culpa de una mina que explotó y lo depositó a 10 metros del lugar y a partir de allí, lógicamente, su situación cambió completamente.

Cuando decidió probar suerte y registrarse para participar como ball boy, el exsoldado reconoce que le preguntaron si podía lanzar pelotitas de tenis y su respuesta fue que si lanzó granadas, hacer exactamente lo mismo con pelotitas sería mucho más fácil. No solo fue aceptado para trabajar en el torneo si no que los otros ball boys hablan muy bien de su desmpeño.

Alguien que no pretende ser ejemplo de lucha, bajo frases vertidas al diario New York Daily como “yo no me llamaría a mí mismo una inspiración. Sólo soy un chico normal”, si bien reconoce que “si la gente logra inspiración de mí, eso es fabuloso”. Inevitable no recordar, por la prótesis que lleva desde 2010, a Oscar Pistorius, el atleta sudafricano a quien le amputaron ambas piernas.

Además de ser reconocido en los Estados Unidos por su eficiencia como alcanzapelotas al margen de sus dificultades motrices, McIntosh es coordinador de un programa que brinda asistencia a soldados discapacitados.

Sugiere que “quiere vivir al máximo”, que “es triste haber perdido una pierna”, si bien a pesar de la amputación trata de mirarlo de forma positiva porque “me dio oportunidades que de otra forma no hubiera tenido”.

 

 

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X