Ascenso al cerro Licancabur, la “montaña del pueblo”

El Licancabur, la "montaña del pueblo" de los Atacameños o Cunzas, es un volcán de casi seis mil metros, de fuerte presencia en el paisaje oriental de San Pedro de Atacama.

Guía de: Turismo Aventura

CERRO LICANCABUR. Ascenso por Laguna Verde. Ladera Sureste.

Altitud: 5.916 metros

Posición Geográfica: Andes Atacameños

Latitud: 22° 49’ 52’’ S

Longitud: 67° 52’ 50’’ O

Los Incas consideraban las montañas lugares sagrados, sobre todo sus cumbres, donde levantaron pircas de cobijo, e hicieron ofrendas; en las grandes alturas de los Andes, y en pleno siglo XV sacrificaban cuyes y llamos, quemaban prendas, dejaban allí potes, chicha, maíz, montones de leña y tumbas, “huacas” que albergaban a veces momias con sus ricos ajuares de oro y plata.

Licancabur

Foto: cumbresdelmundo.cl

El Licancabur, la “montaña del pueblo” de los Atacameños o Cunzas, es un volcán de casi seis mil metros, de fuerte presencia en el paisaje oriental de San Pedro de Atacama. Venerado como “Tata Maico Licán”, este perfecto cono de piedra fue uno de aquellos altares otrora escogidos por esas culturas. Ya en 1886, José Santelices recibió del pastor nativo Severo Titichoca noticia de que en su cumbre había señas de los antiguos. Esto motivó su inmediato ascenso, y de la cumbre recogieron estatuillas y otras reliquias, encontrando además construcciones de piedra, y leña que amontonaron y quemaron en una hoguera para alertar a los lugareños del bajo.

Hoy la subida del Licancabur nos permite confirmar y compenetrarse con este culto a las cumbres de los antepasados habitantes altiplánicos.

Primer ascenso moderno: 1886. Jos‚ Santelices y Severo Titichoca.

Época adecuada: Todo el año. Atención a las lluvias de verano o “invierno boliviano”. Frío entre mayo y agosto, a más de días cortos.

Dificultad: Alta montaña. Fácil. Marcha con puna sobre acarreo inestable de más menos 40 grados. Algunos tramos nevados.

Equipo: De campamento. De abrigo de alta montaña. Botas de alta montaña o de excursionismo gruesas. Piolet o bastón. Crampones opcionales. Cordón auxiliar (8-12m./6-8mm.) opcional. Estanque de agua de veinte litros (3 personas/día).

Acceso: El acceso al Licancabur es más expedito desde la Laguna Verde, a través del Portezuelo del Cajón en el confín chileno-boliviano.

Desde San Pedro de Atacama, salir por el camino señalizado hacia el Paso de Jama. Son unos treinta kilómetros pavimentados hasta tomar un desvío señalizado a la izquierda, hacia el Paso o Portezuelo del Cajón. El derrotero, ahora ripiado, sigue subiendo por el altiplánico desierto, ganando la fantástica visión del Salar de Atacama y del oasis de San Pedro, y llega en una decena de kilómetros al Paso del Cajón a 4.480 metros.

Desde aquí¡, y en otra decena de kilómetros se baja al borde suroccidental de la Laguna Verde (4.350 metros), justo bajo la falda oriental del Volcán Juriques (5.704 metros), vecino del Licancabur, que un poco más al norte, allende un portezuelo entre ambos, muestra su ladera sureste.

Un pequeño caserío ofrece a orillas de la laguna albergue y alimento.

Avanzando por el margen occidental de la laguna hacia el norte, hacia el Licancabur, el camino llega en unos ocho kilómetros a unas ruinas, bajo el portezuelo entre el Juriques y el Licancabur, a unos 4.600 metros de altitud.
Hasta aquí pueden llegar los vehículos motorizados.

El ascenso: Desde las ruinas comienza un sendero marcado que accede directamente a la ladera sureste del Licancabur, en cuya base están emplazadas a modo de pircas y casas de piedra.

En una media hora la senda pasa aledaña a otras construcciones del tipo, y sigue subiendo el cono volcánico por acarreo suelto y una huella que se pierde a ratos, aunque el rumbo es elocuente, y en la línea de un canalón con tramos nevados que se insinúa hasta la zona de cumbre.

En otras cuatro o cinco horas de ascenso, dependiendo del grado de aclimatación, se alcanza el cambio de pendiente. Poco menos de una hora demora surcar los últimos resabios del cono volcánico hasta la cumbre, en el borde oriental del cráter, que muestra una pequeña laguna en su fondo, y restos de cobijos de piedra, leña, y otros vestigios de los nativos orólatras.

Desnivel total del ascenso: 1.400 metros.

Itinerario: Siempre con aclimatación, el ascenso a casi seis mil metros se desarrolla en una dura jornada ida y vuelta a la cima. Como referencia variable es aconsejable un ascenso previo a cota cinco mil metros, y más de cuatro noches sobre los cuatro mil metros de altitud.

Más sobre Turismo Aventura

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X