Láscar: Camino al volcán atacameño

Este volcán espera a los amantes de la aventura y el andinismo en las cercanías de San Pedro de Atacama.

Guía de: Turismo Aventura

Altitud : 5.154 metros

Posición Geográfica : Andes Atacameños
Latitud : 23° 21´ 43” S
Longitud : 67° 44´ 00” O

Volcán Lascar.

Foto: El Mercurio

Volcán Láscar.

Con más de una decena de ciclos eruptivos registrados desde 1848, el Volcán Láscar, que en lenguaje atacameño significa lengua, nos advierte con fumarolas de su liviano sueño. Dibujadas sobre los llanos desérticos de Talabre, unos cuatrocientos kilómetros al Este de Antofagasta, ellas forman su “penacho” ó “pluma”, una nube blanquecina de gases que emana desde su cráter, difundiéndose unos centenares de metros alrededor y encima del rea somital.

Época Adecuada: Todo el año. Precaución con las lluvias de verano o “Invierno Boliviano”. Frío entre mayo y agosto con días cortos.

Dificultad: Alta montaña. Fácil. Sin pasos de escalada. Por la vertiente sur, generalmente glaciada (30°) es preciso tallar escalones o usar crampones. Experiencia de marcha con puna. Cuidado con las emanaciones sulfurosas, generalmente barridas hacia el Este por los vientos del Oeste.

Equipo: De campamento. De abrigo de alta montaña. Bastón o piolet. Botas de alta montaña o de excursionismo, gruesas con fijaciones para crampones. Crampones. Cordón auxiliar (8-12 m./6-8mm.). Estanque de agua de veinte litros (3 personas/día).

Acceso: Desde San Pedro de Atacama camino a Toconao son poco más de
30 kilómetros donde comienza el camino ripiado. Desde aquí se sigue a Aguas Blancas, unos diez kilómetros más adelante. No tomar la ruta a Camar, seguir el desvío hacia la izquierda, a Talabre.

Al Oriente ya se divisa el amplio cono del Volcán Láscar. El camino va ahora por la margen norte de la Quebrada de Talabre, hasta quedar en quince kilómetros frente al pueblo nuevo, y en otros cinco sobre la profunda quebrada donde se emplaza en el fondo el hermoso caserío de Talabre Viejo donde se cuenta que el conquistador español Pedro de Valdivia, alojaba. Poco más adelante está la casa de Piedra de Tumbre, con vertiente, último cobijo antes de la frontera.

El camino sigue al sureste, subiendo y circundando bajo la ladera oeste del Láscar, amplia y tendida, y pasa por el hito del Trópico de Capricornio (apx. 90 kilómetros desde San Pedro de Atacama); luego tuerce más al oriente y llega a un portezuelo a 4.500 metros de altitud. En pleno corazón del altiplano atacameño destacan muchos volcanes, sobre todo el Pili y el Acamarachi, vecinos orientales del Láscar.

Desde aquí el derrotero baja inmediatamente a la Laguna Lejía. A la izquierda comienza a aparecer la ladera sur del Volcán Láscar, glaciada, con sus fumarolas barridas por los vientos hacia el oriente. Poco antes de llegar a la laguna se deja la huella del camino principal. Hay varios caminos secundarios que salen a la izquierda y se internan paralelos a la margen occidental de la Laguna Lejía (4.350 metros de altitud). Elegir el más concurrido, aunque todos dejan a los pies de la Ladera Sur del Láscar, en las inmediaciones de un Campamento Base sobre los 4.500 metros de altitud.

El Ascenso: Dependiendo de la aclimatación, la excursión a la cumbre demanda entre 4 y 6 horas desde el campamento base. La Ruta directa por este flanco sur va por un callejón, un antiguo río de lava, que se empina glaciado hasta el campo de hielo superior, que a modo de domo culmina entre piedras en el reborde del amplio cráter de unos seiscientos metros de diámetro y unos doscientos de profundidad.

Desnivel desde el Campo Base: 600 metros.

Itinerario. Es aconsejable más de un par de noches por sobre los cuatro mil metros antes de intentar el ascenso, que se plantea en una jornada. Esta ascensión es estratégica como aclimatación para excursiones a cumbres aledañas de seis mil y más metros de altitud.

Más sobre Turismo Aventura

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X