Ruta Clásica para subir al Cerro El Plomo

El Cerro El Plomo es el gigante que domina Santiago, y cuya redondeada cúpula de hielo podemos ver brillar lejana hacia el oriente. Es una cumbre apetecida y clásica entre los andinistas.

Guía de: Turismo Aventura

El Cerro El Plomo es el gigante que domina Santiago, y cuya redondeada cúpula de hielo podemos ver brillar lejana hacia el oriente. Se hizo famoso en 1954, cuando hallaron en las cercanías de su cima, el cadáver momificado de un niño inca, sepultado al parecer en un ritual. Quizás por esto es una cumbre apetecida y clásica entre los andinistas, y también porque es el más accesible de los “cincomiles” grandes, y un óptimo mirador de la alta Cordillera.

Pero es un error menos preciar la envergadura de esta montaña. El mal de altura puede afectar intensamente, y el mal tiempo irrumpir de súbito en cualquier mes del año.

Altitud: 5.424 metros

Posición Geográfica: Andes de Chile Central

Latitud: 33° 13’ 58’’ S

Longitud: 70° 12’ 44’’ O

Primera ascensión: 1898. Gustav Brandt y Rudolph Lucke

Época adecuada: Diciembre a marzo.

El Plomo

Foto: bajocero.cl

Dificultad: Alta montaña. Fácil. Es necesario saber caminar con crampones y poseer la condición psicosomática para marchar durante horas y sobreponerse a la altura.

Equipo: De campamento (colchoneta, saco de dormir, carpa, anafre). Piolet para autodetención. Crampones. Atención al calzado y las prendas de abrigo: en El Plomo, el viento y el frío pueden ser intensos.

Acceso

La excursión: Desde, camino a Farellones hasta el centro invernal La Parva son 38 kilómetros de sinuoso camino pavimentado que parte del extremo oriente de la Avenida Las Condes. La locomoción colectiva funciona sólo en temporada de esquí.

Desde La Parva se sube hacia el este, remontando las canchas de esquí hasta los andariveles más altos, cien metros bajo el portezuelo Franciscano. Aquí también llega un duro camino vehicular privado, pero usable después de pedir autorización en el centro de esquí.

Desde el portezuelo Franciscano (3.570 m. de altitud), siempre hacia el oriente, un claro sendero se interna bordeando la Laguna La Parva, y con subidas y bajadas pasa por los nacimientos de los esteros de las Vallas y de las Llaretas. Tras flanquear las laderas meridionales de los cerros Parva y Pintor, el definido derrotero tuerce hacia el norte, y lleva un leve descenso hasta un oasis de verdor: las vegas de Piedra Numerada (3.350 m. de altitud), en pleno valle del río Cepo, a unas tres o cuatro horas de marcha del Portezuelo Franciscano.

En similar tiempo, rumbo al norte por un sendero a menudo cubierto de nieve y con una empinada sección final, se llega a la base de los hielos de El Plomo: La Olla a 4.300 metros de altitud.

La Ruta clásica: Flanco sur, Arista Suroeste.

Se usa acampar en La Olla más que en los inutilizados refugios Hermandad y Agostini, ubicados en el sendero a la cima a 4.600 metros de altitud. La senda por el acarreo de piedras sueltas es bastante clara hasta los 4.900 metros, donde la pendiente y la inestabilidad del terreno aumentan. Por lo general se atraviesa hacia la izquierda para salir entre unas rocas empinadas a un lomo ancho que a 5.140 metros de altura alberga la pirca que sirvió de tumba al pequeño inca. La ruta cruza rumbo al norte la lengua de hielo donde confluyen el helero Iver, que cae a La Olla, con el Glaciar de los Castaños que se vierte hacia el sureste. Una corta sección más escarpada conduce al filo cumbrero, de tendido recorrido hasta el punto más alto.

El nivel desde La Olla a la Pirca del inca son 850 metros, y de allí a la cumbre 280. Desnivel total desde La Parva: 2.130 metros.

Desde La Olla se emplean de tres a siete horas para subir, y de unas cuatro para bajar. En todo caso es recomendable iniciar el ascenso muy temprano, aún a oscuras, en previsión de la usual nubosidad de mediodía, y para disponer de muchas horas de luz por delante.

Itinerario en cuatro días

1-      Santiago – Piedra Numerada

2-      Piedra Numerada – La Olla

3-      Desde La Olla, ida y vuelta a la cima.

4-      La Olla – Santiago.

Este itinerario es conservador y sólo indicativo. Para muchos andinistas subir El Plomo en un fin de semana es algo normal.

Más sobre Turismo Aventura

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X