Amaro Gómez-Pablos niega acusación de violencia de Amaya Forch: Ella decía “pégame, pégame”

“Jamás levanté la voz o la mano. No soy así. No está en mi ADN", dijo.

Guía de: TV chilena

Una verdadera bomba explotó en la farándula chilena. Ahora al bullado divorcio de Amaro Gómez-Pablos y Amaya Forch, y de la filtración del acuerdo por pensión de alimento, se suma la denuncia de la actriz, a mediados de septiembre, en contra del periodista y ex conductor TVN por violencia intrafamiliar.

El acusado negó completamente los hechos. Según Gómez-Pablos se enteró de la denuncia a través de los medios. “No sabía de la demanda, ustedes me pusieron en antecedente, estoy asombrado, muy dolido, me da pena, jamás pensé que las cosas iban a llegar a tan bajo… Nunca he hablado de la madre de mis hijos. La situación me apena porque tarde o temprano la información llegará a sus manos (hijos)”, comentó en una nota emitida en Primer Plano.

LUN

La constancia detalla que fue el comunicador el que comenzó la discusión el pasado 10 de septiembre al interior del vehículo y que luego entró a la casa donde viven Amaya con los dos hijos de ambos.

Amaro explicó a LUN que “por norma autoimpuesta, y no por prohibición alguna, me mantengo fuera del hogar cuando me toca ir a buscar a los niños tras haber experimentado ya un incidente en el que Amaya me insultó frente a mi hijo pequeño. Él no entendía nada, pero tiene que haberle generado un serio conflicto ver a su mamá que adora, gritándole a su papá, a quien también adora. Esas cosas son desoladoras y no se hacen. Desde entonces siempre espero afuera, pero ocurre que esta vez, Amaya sacó a los niños del automóvil tras otra escena y mis hijos se fueron desconsolados a la casa. Yo corrí para abrazarlos”, relató.

Y continuó: “Amaya me amenazó con llamar a Carabineros. Llámalos, le dije. No me importa, has lo que quieras. Después de abrazarlos y al ver que me marchaba con uno de ellos, Amaya me interpela: ¿Y a tu otro hijo no te lo vas a llevar? Le respondí que sí, que feliz me lo llevaba. Al dirigirme al jeep con los niños, ya estando casi en la calle, ella se interpone y a viva voz grita dos veces: pégame, pégame. No le respondí. Abroché el cinturón de los niños y me marché”.

Respecto a si existió algún tipo de violencia ese día, el periodista fue categórico: “Jamás levanté la voz o la mano. No soy así. No está en mi ADN. La violencia de género me angustia y repele”.

Amaya Forch emitió un comunicado donde le pide a los medios discreción de este caso, pensando en los niños.

Más sobre TV chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X