Inicio » TV chilena » Equipo

Chilevisión y las Clasificatorias: ¿Son del gusto del público?

Algo no cuaja con la transmisión de las clasificatorias por parte de Chilevisión, puede ser la costumbre del histórico estilo de TVN y C13, pero lo cierto es que los esfuerzos de ese canal no gustan, ni llenan.

Algo pasa con la transmisión de las clasificatorias por parte de Chilevisión, algo pasa que hace sentir el esfuerzo como algo ajeno a lo que la audiencia local está acostumbrada, al menos en lo que fútbol se refiere.

Puede ser que la histórica fórmula de TVN con su equipo de Pedro Carcuro, Fernando Solabarrieta, Gustavo Huerta, Francisco Sagredo y el incombustible Sergio Livingstone nos haya dejado mal acostumbrados, mal que mal, con aciertos y virtudes tenían una mecánica conocida por la gente, un fiato a prueba de balas, y eso hacía que nos sintiéramos cómodos con la interacción pantalla / telespectador.

Chilevisión Clasificatorias

Foto: Chilevisión

Gerardo Sánchez, Fernando Tapia, Felipe Bianchi y Paulo Flores.

Lo mismo pasaba con Canal 13, pese a los cambios en su equipo, las caras familiares de Aldo Schiapacasse, el Negro Palma, Juan Cristobal Guarello e Ignacio Valenzuela nos daban cierto placer que la estación de Time Warner no logra plasmar en la pantalla.

Hay que entender ciertas cosas, la gente que ve fútbol, por neófita que sea en el tema, sabe que Rafael Araneda en la previa viene pegado con chicle, sobro todo si intenta disfrazar la pachanga con la información. Los canales que en el pasado transmitían los partidos también nos aburrían con pachanga, pero el intento era honesto, nos vendían pachanga, no pachanga disfrazada de información. La gente aprecia la honestidad, no le gusta el gato por liebre.

Lo segundo es claro, en Chilevisión faltan rostros cercanos e indentificados con la audiencia. Pato Yáñez no es Schiapacasse, Paulo Flores no es Carcuro, y si bien Felipe Bianchi es igual de autorreferente que Guarello, el segundo de una u otra forma se las arregla para caer simpático en pantalla, mientras que el primero es lisa y llanamente muy, muy difícil de soportar.

Algo falla en la transmisión de Chilevisión, tal como algo falla con su versión del Festival de Viña. En una sociedad como la chilena, la gente no quiere probar fórmulas, sus gustos están mucho más pegados a lo tradicional que a lo rupturista, por último la gente quiere reflejarse y querer a la persona o producto que está al otro lado del televisor, y la apuesta del ex canal de Piñera peca de eso, en su intento de ser rupturista deja de ser querible.

Hablan los números

Los números no engañan. Los partidos de La Roja, al igual que el Festival de Viña siguen siendo éxitos de audiencia, pero están lejos de ser las palizas que eran antes. Hoy existe una tasa no menor de gente que prefiere las alternativas (que ojo, hace dos años también existían, pero no se usaban) y eso debería ser una señal más que preocupante para un canal que no es muy amigo de leer las señales de la audiencia.

Chilevisión sigue en deuda con el público, la oportunidad parece que les está quedando grande.

Más sobre TV chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X