Inicio » TV chilena » Equipo

Fin del People Meter, ¿soluciona el consumo de TV basura?

Las Comisiones de Educación y de Transportes y Telecomunicaciones del Senado aprobaron la disposición que prohíbe el uso del People Meter.

Erase una vez un granjero que tras una consulta con su médico de cabecera le dijo que tenía el colesterol por las nubes. El al llegar a su granja, lo primero que hizo fue matar al chancho, así evitaría los embutidos.

Así siguió la vida del granjero, fumando, bebiendo destilados, comiendo carnes rojas por semanas, hasta que un infarto lo llevó al más allá a reunirse con el mismo chancho que al verlo le dedicó un delirante y burlesco Oink.

De los autores de esta historia y la afamada película “Terminemos la violencia en los estadios prohibiendo los bombos y los cantos” llega la nueva disposición de las comisiones de Educación y de Transportes y Telecomunicaciones del Senado que prohíbe el People Meter.

Fuente: Emol

El problema de la calidad de la televisión en Chile (que sí, es un problema) no comienza ni termina con un aparatito de dudosa medición y pobre método estadístico como es la herramienta de TimeIbope, sino que comienza con las mediciones que como resultado comenzaron a arrojar que a la masa le gustaba consumir basura.

Entendamos que por mediciones se entiende desde una llamadita telefónica hasta sistemas más complejos que miden en línea dando datos al minuto de cómo la gente consume nuestros productos.

El tema es el siguiente, si la calidad de mi televisión se fue a piso porque los canales se dieron cuenta (con números en mano) que a la gente le gusta comer desechos, entonces ¿cómo corrijo el problema? La respuesta no es eliminando el People Meter.

El People Meter no es más que una herramienta que mañana será reemplazada por otra (lo doy por hecho), situación que obligará a estas dos comisiones a volver a juntarse y debatir por 16 años para repetir el error prohibiendo el nuevo sistema.

La calidad de la televisión se soluciona de otra forma, pero esta es mucho más cara y a largo plazo. ¿Adivinen cuál es? Exacto, educando.

Si le damos educación cívica y una base cultural a nuestra sociedad ésta sola modificará sus hábitos de consumo, ya que al abrir su mente se darán cuenta que existen más cosas que la farándula, los realities y los megaterremotos.

El tema es que de educación en nuestro país no se habla (a no ser que sea para debatir si la educación debe ser gratuita y mala o pagada y mala) y mientras que el debate de qué tipo de educación queremos para los próximos 50 años se instale seguiremos teniendo mala televisión y también malos legisladores que malgastan su tiempo debatiendo sobre esta maquinita satánica que nos pudrió de la noche a la mañana la mente a todos y, como obra de magia, transformó la televisión chilena en basura pura.

Les dejo la reflexión, pero ya es hora que las cosas se empiecen a hacer como Dios manda en este país, y eso parte por nosotros, la sociedad. Si no, estamos condenados a que la historia de chancho y el granjero se repita hasta el cansancio.

Más sobre TV chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X