La “pituca” más “pituca” se sinceró: Monserrat Ballarín denunció que chilenos son súper clasistas y arribistas

Monserrat Ballarín interpreta a María Jesús, una joven sencillamente insoportable. “El humor ha salvado al personaje", dice la actriz.

Guía de: TV chilena

Se ganó el cartel de ser la “más cuica” de las hermanas Risopatrón Achondo de “Pituca sin Lucas”, la exitosa teleserie de Mega. Efectivamente, Monserrat Ballarín interpreta a María Jesús, una joven sencillamente insoportable. “El humor ha salvado al personaje”, dice la actriz, quien en una entrevista con el diario La Segunda realiza un categórico análisis de la realidad social y de clases en Chile.

pituca

“Vengo reflexionando desde mucho antes de la teleserie. Cuando vienes de regiones y te enfrentas a Santiago ves la diferencia y la segregación. Esta ciudad está construida para que nadie se mezcle”, dice Montserrat, que participa actualmente en la obra “La escala humana”. “Me reconocen en la calle, incluso cuando voy en el auto, despeinada y con lentes oscuros. Es chistoso”, agrega.

Consultada por el diario respecto a cuál es el análisis que hace de lo que representa su personaje, la joven de 28 años responde: “En Chile somos súper clasistas y arribistas, pero nos hacemos los lesos. La gente dice ‘Yo soy piola, sencilla’, pero fíjate en los actos cotidianos. Cuando leo los guiones de la Gaby Hernández (Lita Achondo, su abuela) digo ¡Guau, es terrible! Pero es real. Hay gente que dice: ‘Oh, ese niño se ve como guagua de micro’. Te ríes, claro, pero con culpa. El tema del clasismo es muy tabú, cuesta ponerlo en la palestra para una discusión real. La única forma de hacerlo es a través del humor”.

Respecto a por qué Jesús es así, la actriz señala: “Por miedo. Detrás del clasismo, la ignorancia y la segregación hay un pánico tremendo a ver al otro, a otorgarle poder. Pasa con la educación: La igualdad le provoca terror a muchos”.

La periodista de La Segunda le lanza lo siguiente: “Pareces cuica, ¿lo eres?”. “Claro. Me han dicho ‘qué vas a saber tú, si eres cuica’. Yo sé que nací en cuna de oro, pero mis papás no. Mi papá se vino de España a los 16 años, solo, y supo lo que era pasarlo mal. Siempre estuve consciente de que muchas cosas que yo tenía eran lujos. No era normal. Yo iba a un colegio cuico en Punta Arenas, pero tenía amigos de todos lados, no vivía en una burbuja. Estudié en la UC, que no es la universidad más plural del mundo, pero agradezco haber estado en el Campus Oriente, donde hay más diversidad. Pude haber vivido como cuica toda la vida, pero sé que mis padres se sacaron la cresta. Yo sólo he sido afortunada y por eso debo ser doblemente responsable”.

 

Más sobre TV chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X