Inicio » TV chilena » Equipo

Vasco Moulián relata desgarradora adicción: “Me tomaba dos botellas de vodka al día”

El actor también contó que es ludópata y que se encuentra en terapia de animales para sobrellevar sus enfermedades.

El Vasco Moulián que pocos conocen. Es lo que el matinal Mucho Gusto de Mega dio a conocer en las últimas horas gracias a una entrevista íntima con el actor y crítico de televisión.

Y claro, en pantalla y en cada uno de los proyectos en los que ha participado Moulián siempre se ha mostrado como una persona fuerte y a la que nada le hace mella.

Sin embargo, el actor abrió su vida y contó lo que sufrió debido a la adicción al juego y el alcohol, situaciones que lo llevaron a vivir experiencias muy dolorosas a nivel familiar.

Vasco-Moulian.700

“El alcoholismo es la puerta de entrada a cualquier tipo de maldad (…) Yo soy alcohólico, me tomaba dos botellas de vodka diarias”, confesó Vasco Moulián, agregando que él está seguro de que esta condición lo va a acompañar hasta el último de sus días.

En esa línea, el actor también contó una anécdota que involucra a la Universidad Católica, el club de sus amores, y a su hija. “Me había tomado una botella de vodka. Eran las cuatro de la tarde. Me caí celebrando un gol”. La niña tenía 12 años.

Sobre las salidas que ha intentado buscar para terminar con estos problemas, el crítico de TV señaló que está siguiendo un tratamiento de pellets comprimidos que se ponen el cuerpo y que reaccionan ante la mínima ingesta de alcohol.

Además, se encuentra realizando una terapia con animales, los que él asegura le han salvado la vida. “Estoy tan feliz”, cuenta Vasco Moulián.

Mira la entrevista completa, acá:

Vasco Moulian: “Yo creo que puedo ayudar en el mundo de las personas depresivas. Pero donde más se puede ayudar es en el mundo del alcoholismo, que encuentro que es mucho más matador.

“Yo quiero que todas las personas que nos están viendo sepan que hay una solución. Lamentablemente, no está en el Auge, pero tampoco es tan, tan caro, que es el mundo del pellet”.

Luis Jara: “¿Cuándo te diste cuenta que eras alcohólico?”

Vasco Moulian: “Estaba viendo un partido de la Católica con mi hija Rosario. Me tuve que haber tomado una botella de vodka y eran las cuatro de la tarde ya. Y me caí celebrando un gol. Yo soy separado”

Diana Bolocco: “¿Qué edad tenía tu hija en ese minuto?”

Vasco Moulian: “¡Uy! Trece años. Y tú las ves fin de semana por medio, los miércoles, papá separado. Entonces, mandarse un ‘condoro’ es muy heavy, muy patético.

Yo creo que te mandas muchas más. Esa es como la más relevante para mí. Como la que me acuerdo y digo ‘Vasco, ya’ y la Coté (su pareja) me ayuda y me dice ‘Vasco, hagamos el ejercicio, pongámonos un pellet’.

Y el pellet no va solo, va con un tratamiento. Por eso, yo encuentro que debiese estar en el Auge. Les voy a explicar. Yo tengo siete, en tres puntos te meten una cosa y te cierran…”

Karla Constant: “¿Cómo vivían tus niñitas ese momento? ¿Te decían algo? ¿Se daban cuenta o no?”

Vasco Moulian: “Yo creo que en el silencio. Lo hemos conversado ahora, que están más grandes.

Un día me invitaron a comer y me dijeron ‘oye, papá, ¿sabes qué? Esta cuestión no…’. Con la Coté, mi nana, que es como mi abuela, tiene su marido, el ‘Tata’, y todos me invitaron a comer como diciéndome ‘papá, no te queda otra que hacer algo drástico’”

Karol Lucero: “Vasco, ¿cuál es la diferencia entre tener uno a tener siete (pellets)?”

Vasco Moulian: “No, es que se acaban. Es maravilloso, porque te puedes tomar un recreo. En el segundo pellet yo me tomé un recreo. Haces así con la copa de champagne (la huele) y cachai que ya no te molesta, un año después…”

Patricia Maldonado: “¿Dura un año entonces?”

Vasco Moulian: “Entre diez y doce meses. Y digo ‘ya, esto es la papa. Me voy a comprar una botella de vodka’. Me tomé una y la escondía para que no me la ‘cachara’ la Coté. Al segundo día me cachó. Pero me tomaba dos botellas de vodka diarias, diarias”

Diana Bolocco: “¿Qué se hace para sacar la enfermedad de la cabeza?”

Vasco Moulian: “Yo creo que voy a ser alcohólico toda la vida. Y no tengo tiempo para estar en una psicoterapia tan grande para decir ‘ya no soy alcohólico’. Mentira, yo soy alcohólico, ¿y para qué decir? El alcohol viene con varias cosas más.

“Yo soy alcohólico, soy ludópata. Las personas que toman, adictas, son ludópatas, alcohólicos y otro tipo de adicciones”

Luis Jara: “¿La ludopatía se restringe también en esta adicción?”

Vasco Moulian: “Es la más terrible de todas, porque no hay remedios para que no te gastes la plata que no tienes”

José Miguel Viñuela: “Oye Vasco, yo te conozco hace hartos años, fui a conocer la granja cuando celebraste un cumpleaños. Pero yo siempre tuve la duda de si estabas bien o de repente recaías. Pero hoy día te veo bien. ¿Cuál fue el punto final?”

Vasco Moulian: “Cuando tienes la voluntad y la fuerza para ponerte el pellet sobre el pellet…”

José Miguel Viñuela: “¿Tu señora?”

Vasco Moulian: “La Coté, Tomasito, el nacimiento, la María Gracia, que muere. Tomasito, que tiene tres años. Yo tengo 47. Me levanto a las siete de la mañana y lo llevo al colegio. A mis hijas más grandes nunca las llevé al colegio.

“Perdón, Rosario y Magdalena, pero estaba metido en un… Tú cachai, Lucho. En el 13, con una cama en mi oficina, y lo único que creía era que estaba en La Moneda. El ego en la tele también es una brutalidad.

Más sobre TV chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X