Inicio » TV Mexicana » Biografía

Guía de: TV Mexicana

“La televisión es un juego, un juego de seducción”, así la definía Sergio Riesenberg, recordado director de televisión chilena, cuando fue profesor en los años en que cursé la carrera de Periodismo. Sin duda, todo un personaje del medio televisivo chileno.

Desde siempre me ha atraído la televisión como medio masivo. Su credibilidad e impacto, sobre las audiencias, es irrefutable ante cualquier otro soporte –aunque internet obviamente ha mermado su potencia- lo que no implica que ambas plataformas no se complementen. He ahí lo atractivo para mí y las nuevas audiencias de este “joven” milenio.

Su aroma, sabor, condimento, cultura y ritmo. Para algunos, eso refleja lo que es México como país. No obstante, su televisión, como en todos los países, también es una suerte de espejo respecto de la realidad en relación al acontecer del territorio azteca.

Asimismo, la penetración de la cultura mexicana en Latinoamérica data desde los años ´30 mediante las rancheras de Jorge Negrete. Y la posterior conquista del público por parte de “Cantinflas” y “Chespirito”, este último, mediante personajes emblemáticos como “El Chavo del 8” y “El Chapulín Colorado”. Seguido de la serie “Carrusel” con sus recordados personajes junto con las teleseries como “Simplemente María” o “Morelia”, que por años han conquistado la retina del público.

En mi caso, la televisión mexicana –al igual que el país- me atraen por su majestuosidad y grandes presupuestos que manejan. Sin duda, que me recuerda a esa televisión de antaño donde las grandes producciones predominaban y eran comentario obligado al otro día en el colegio, universidad y oficina.

Espero traer ese “universo” a este canal con el fin de conocer a la industria televisiva mexicana y sus múltiples personajes que –tal como a mí- cautivan a muchos que esperan con anhelo, cada semana, sus programas favoritos.

La invitación ya fue realizada. Es hora de conocer y disfrutar de un medio potente, donde muchas veces prima el ego, la vanidad, pero por sobre todo los momentos “sabrosos” y contingentes. Todo respecto de un rubro que mueve a millones de personas y por supuesto, de dólares.