El otro Cantinflas: Los “secretos” que amenazaron el legado del comediante mexicano

El reconocido actor mexicano guardaba más de un secreto tras una exitosa carrera.

Guía de: TV Mexicana

Se podría decir que Mario Moreno es famoso en todo el mundo. Se le conoce por sus películas y por llevar el nombre de México a todas partes con su popular apodo Cantinflas. Este personaje no solo fue actor, también productor, guionista y comediante. Además, fue reconocido con premios internacionales a su trabajo como un Óscar en 1956 por la película “La vuelta al mundo en 80 días” y un Globo de Oro como mejor actor de comedia por la misma producción.

cantinflas

Como toda estrella el comediante tenía una vida de luces y sombras.

El actor falleció en 1993 en su natal, Ciudad de México, a los 81 años, gozando de una fama y reconocimiento mundial dado por el supuesto carisma que lo caracterizaba al igual que la mayoría de sus personajes. Ahora bien, algunos de sus cercanos comenzaron a desmentir estas afirmaciones, según lo que relata el sitio de BBC Mundo. El reportaje asegura que el actor más bien tenía dos tipos de vida: la que se veía en la pantalla grande y lo que ocultaba en su intimidad.

En junio de 2013, el portal “Caras” dedicaba toda una nota al actor, llamada “La vida secreta de Cantinflas”. En esta partía con el relato de su hijo que aseguraba que “han sido 20 años complicados”, desde la muerte de su padre. Todo el calvario comenzó cuando un primo de él comenzó a reclamar parte de la fortuna de su padre, ya que trabajó con él muchos años y dirige la Fundación Mario Moreno Reyes. Se hablaba de que este sobrino era el predilecto de Cantinflas y que siempre mantuvo una tensa relación con el hijo del mismo.

La historia oficial decía que Eduardo Moreno, el sobrino en cuestión, había sido adoptado por el actor, así que en el momento de su muerte el hijo legítimo quiso reclamar los derechos de las producciones de su padre. Lamentablemente se enteró que en realidad Eduardo era hijo biológico de Cantinflas, producto de una relación externa a la oficial que mantenía con la rusa Valentina Ivanova.

Una vez que se el hecho fue informado, se comenzaron a conocer más y más detalles de la vida del actor. Si bien el lazo no está completamente confirmado, sirvió de puntapié para un cuestionamiento a Mario Moreno y toda la carrera del mismo. Por lo mismo se señala que tenía dos vidas, una con excesos y arrogancia y otra de simpatía como la de sus personajes. Ahora bien, el actor sigue manteniendo un grupo de seguidores que no han estado dispuestos a defraudarse con su figura que aún se considera como uno de los grandes exponentes del cine mexicano y latinoamericano.

Más sobre TV Mexicana

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X