Inicio » Vegetarianismo » Equipo

Ser vegetariano desde bebé

No hay un momento mejor o peor para comenzar a ser vegetariano. Si se tiene una alimentación bien planeada, toda dieta de este tipo se considera nutricionalmente adecuada en cada una de las etapas del ciclo vital. Incluso se pueden tener ventajas significativas en la salud.

Es muy común escuchar que al menos durante las primeras etapas de vida es mejor comer de todo: verduras, legumbres, frutas, cereales y, por supuesto, carne. Muchas mujeres vegetarianas, por ejemplo, comienzan a comer pescado nuevamente al saber que están embarazadas por temor a que les falte algún nutriente necesario para el crecimiento de su bebé.  Luego, deciden incluir en la dieta de los niños algunos tipos de carne por la misma razón. No obstante, siempre está la duda: ¿es necesario que se incluya en la comida de los niños?

Conscientes de esa situación, la Asociación Americana de Dietética (ADA) publicó un informe titulado “Dietas vegetarianas”, donde explica su postura sobre la alimentación exenta de carne. Ahí afirma que, de acuerdo a sus investigaciones, toda dieta de este tipo adecuadamente planeada es apropiada en cada una de las etapas del ciclo vital, incluyendo el embarazo y la lactancia. De hecho, asegura que ofrece algunas ventajas nutricionales importantes, como tener bajos niveles de colesterol en la sangre.

Para tener claro cómo alimentarse y en qué aspectos tener mayor precaución, la ADA dividió en cinco etapas el ciclo vital:

1. Guaguas.

 Vegetarianos bebé

Foto: Agencias

La leche de las mujeres vegetarianas tiene todos los nutrientes que un lactante necesita.

La leche materna de mujeres vegetarianas es muy parecida en composición a la de las que no lo son, por lo que los lactantes no debieran tener problemas. Sin embargo, si estas no han consumido productos lácteos, alimentos fortificados con vitamina B12 o suplementos de dicha sustancia desde algún tiempo, es necesario suministrárselos a los bebés.

En caso de que se destete a la guagua antes del año de edad, se recomienda usar siempre fórmulas especiales para ellos. En este sentido la única opción válida para los veganos es la fórmula de soya. Ninguna otra cosa puede reemplazarla: nada de batidos de soja o arroz, nada de leche de vaca o cabra ni tampoco recetas caseras.

Por último, cuando llega el momento de comenzar a dar alimentos sólidos, se recomienda el tofu y las legumbres en puré, yogurt de soja o de leche de vaca, yemas de huevo cocidas y queso de cuerpo más cremoso como la ricotta. Luego, de a poco, se pueden introducir los mismos alimentos, pero en pequeños cubitos.

2. Niños.

Aunque se ha descubierto que los niños ovo-lacto-vegetarianos son ligeramente más pequeños que aquellos que no lo son, se encuentran dentro del rango normal en peso y estatura. Debido a que durante esta etapa su necesidad energética es alta, se recomienda realizar comidas frecuentes (colaciones entre cada una) y comer alimentos enriquecidos. Además, se ha puesto énfasis en usar buenas fuentes de calcio, hierro, zinc y vitamina D y B12.

3. Adolescentes.

Al igual que los niños, los nutrientes fundamentales para los adolescentes vegetarianos son el calcio, el hierro, el zinc y la vitamina D y B-12. Lo bueno es que especialmente durante esta etapa, las dietas vegetarianas ofrecen varias ventajas nutricionales: los estudios indican que en este período estos jóvenes consumen más fibra, hierro y vitamina A y C, que el resto de sus pares. Esto, debido a que su alimentación es más rica en frutas y verduras, dejando por lo general los dulces, comida rápida y snacks de lado.

En el caso de las mujeres, éstas tienden a tener su primera menstruación a una edad un poco más tardía que las no vegetarianas, lo que ofrece algunos beneficios a la salud como tener menor riesgo de desarrollar obesidad y cáncer de mama.

4. Embarazadas y lactantes.

vegetarianos

Foto: Agencias

En e l embarazo es necesario consumir vitamina D y B12.

Durante esta etapa se aconseja tener fuentes confiables de vitamina B12 y vitamina D, recurriendo a suplementos de la sustancia o alimentos enriquecidos si es necesario. También se recomienda usar suplementos de hierro para prevenir la anemia por su deficiencia, comúnmente observada en el embarazo.

Asimismo, se ha concluido que las mujeres deben incluir fuentes de DHA (ácido alfa linolénico) en su dieta, debido a que tienen un papel importante en el desarrollo del cerebro y ojos, y se han encontrado en menor cantidad en el plasma y cordón umbilical de bebés de mamás vegetarianas. Pero no hay que preocuparse: el DHA se puede encontrar fácilmente en semillas de lino molidas, aceite de lino y aceite de soja, teniendo siempre en cuenta que el ácido linoleico (aceite de maíz, de cártamo, de girasol) y los ácidos grasos transgénicos pueden inhibir la producción de DHA, por lo que su ingesta se debe limitar.

5. Personas mayores.

Si bien con la edad disminuyen las necesidades energéticas, se recomienda consumir algunos nutrientes en cantidades más altas como el calcio, vitamina D, vitamina B6 y proteínas. En el caso de la vitamina B12, se aconseja recurrir a alimentos enriquecidos o suplementos, ya que durante esta etapa la absorción de dicha sustancia es un poco más difícil. No obstante, la mayoría de estos vegetarianos tiene ingestas nutricionales similares a las del resto, por lo que sólo hay que continuar con una dieta equilibrada y rica en proteínas, consumiendo legumbres y productos de soya.

Más sobre Vegetarianismo

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X