Inicio » Viajes por Chile » Equipo

Turismo accesible, la respuesta para atender bien a los discapacitados

Conozca cuáles son las recomendaciones para satisfacer mejor los requerimientos de público con alguna discapacidad o movilidad reducida.

En diciembre de 2009 se aprobó en el Congreso Nacional el proyecto que “Establece normas sobre igualdad de oportunidades e inclusión social de personas con discapacidad”, modificando la ley de 1994, y que facilitará, entre otras materias, que los discapacitados puedan realizar turismo en Chile, en destinos y establecimientos gastronómicos y de alojamiento donde la accesibilidad sea cada vez más extendida.

Turismo accesible

Foto: El Mercurio

Espacios y paseos amplios son lo ideal para las personas en silla de ruedas.

De acuerdo a estadísticas de Fonadis, en Chile más de dos millones de personas presentan algún tipo de discapacidad, lo que representa el 12,9% de la población total. De ellas, cerca de un millón tiene graves dificultades para realizar actividades esenciales de la vida diaria, como vestirse, desplazarse y superar las barreras que plantea el entorno.

Para fomentar que cada vez más turistas con discapacidad, tanto chilenos como extranjeros, puedan disfrutar de la oferta turística existente; en Chile, el Servicio Nacional de Turismo, editó un Manual de Turismo Accesible que entrega herramientas y recomendaciones técnicas para la habilitación y construcción de instalaciones turísticas y de espacio públicos accesibles a personas que en forma permanente o temporal tienen alguna discapacidad o movilidad reducida.

Este concepto, incluso, ha sido incorporado en las Normas Chilenas de Calidad Turística. Entre las recomendaciones para desarrollar infraestructura turística y habilitar espacios públicos para el turismo accesible, destacan:

-Para el turista en silla de ruedas, evite obstáculos como las puertas pequeñas, pasillos angostos en una cafetería, espacios reducidos en servicios higiénicos, perchas muy altas para colgar o descolgar ropa en los clóset de habitación, mesón de recepción de hoteles muy altos, rampas con mucha pendiente, suelos pulidos, etc. Las habitaciones deben contar con puertas de 90 cms de ancho, closet con puerta corredera y barras de apoyo junto al inodoro y en la tina o ducha, entre otras facilidades.

-Para el turista con deficiencia visual, deben evitarse los carteles con letras muy pequeñas y sin contraste o pasillos mal iluminados, por ejemplo.

-Para los turistas con discapacidad auditiva, debe vigilarse su dificultad para escuchar mensajes de alta voz si hay mucho ruido ambiental; también evitar hablarles muy rápido o de espalda a ellos.

-Para turistas con dificultades de manipulación, que afecta indistintamente a personas ambulantes o en silla de ruedas, ya que se asocia con las manos y brazos, se deben considerar actos cotidianos como la manipulación de grifería (que debe ser de monocomando), manillas de puertas (que no debe ser redonda), teclados pequeños de teléfonos, etc.

-En espacios públicos establezca recorridos libres de peldaños y con un ancho suficiente que permitan la libre circulación de una silla de ruedas y sus acompañantes. Cuando se implemente una rampa, se deberá realizar con pendientes suaves. Cuando las pendientes sean mayores a las recomendadas, es imprescindible la instalación de pasamanos continuos y pavimentos antideslizantes. La pendiente máxima del recorrido debe ser 12% en un desarrollo no superior a 2 m.

-Evite construir elementos sobresalientes en los muros, trayectos e instalaciones a una altura inferior a los 190 cm. Estos elementos deben ser fácil de detectar visualmente. Ej.: Señalizaciones verticales, mobiliario urbano, ramas de árboles, semáforos, toldos, etc. Si no es posible evitar elementos sobresalientes en muros, éstos deberán hacer llegar toda su base hasta el suelo.

Turismo accesible

Foto: El Mercurio

Las playas pueden ser accesibles para los discapacitados.

-Contar con estacionamientos reservados, que deben estar dentro de un recorrido libre de obstáculos evitando escalones, desniveles, suelos de grava y arena. El ancho mínimo de estos estacionamientos debe ser de 330 cm y un largo de 500 cm, contemplando una zona de maniobra de 80 cm para la silla de ruedas a uno de los costados.

No basta sólo con desarrollar infraestructura turística y de espacios públicos para el turismo accesible; esto debe ir acompañado de un servicio de hospitalidad que considere las siguientes recomendaciones prácticas:

  • Compórtese con naturalidad en los contactos personales con discapacitados.
  • No los subestime, deje que hagan por sí mismos lo que puedan.
  • Pregunte con naturalidad si desean ayuda y de qué clase.
  • No los trate como niños y evite aconsejarlos.
  • Demuestre comprensión y tolerancia sin un cliente se muestra descontento o si no ve satisfechas sus necesidades y expectativas.
  • Diríjase a ellos, no a sus acompañantes.
  • Evite pronunciar frases compasivas sobre su estado.
  • No caiga en mutismo o explosión verbal inadecuada.

Más sobre Viajes por Chile

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X