Bombai, la ciudad de las bocinas

En la India la bocina se usa para todo: doblar, retroceder, avanzar, girar e incluso cuando no es necesario, es como que necesitan saber que esta ahí y que funciona… como que la echaran de menos a ratos.

Yo creo que a más de un turista se le debe de haber ocurrido hacer el siguiente experimento.

Desde el aeropuerto de Bombai (Chhatrapati Shivaji) hasta Colaba y Fort en la India, que son los 2 barrios mas turísticos de esta ciudad, uno demora entre 1 hora y media y 2 horas de viaje.

Foto: Sebastián Alamos

Foto: Sebastián Alamos

Los autos tienen su propio sistema de "castas" en la India.

Si bien el viaje es interesante para el que visita por primera vez esta ciudad, a ratos se hace tedioso y aburrido. La razón, creo yo, no son los casi 33 Km que aproximadamente hay que recorrer, sino que definitivamente el caos vial, el poco respeto por las normas de tránsito y el hecho de que el peatón casi no exista, hace que subirse a un taxi termine siendo en ocasiones un infierno. Y no es para menos, con una población de 14 millones y medio de habitantes y un parque automotriz seguramente de varios millones también, las cosas no podrían ser distintas.

Pero bueno, el experimento del que les hablo es bien sencillo, consiste en contar cuántas veces toca la bocina el chofer en una distancia de 100, 200 o los metros que ustedes estimen convenientes. Si vienen a esta ciudad les recomiendo que hagan la prueba, por un lado se sorprenderán y hará que este viaje aburrido en ocasiones sea haga mas entretenido.

Además se podrán dar cuenta de que la bocina es lo más importante que puede tener un auto en la India.

Estoy casi seguro, y digo casi porque no lo he visto, que a la hora de comprar un auto lo primero que pregunta un indio, es qué tipo de bocina tiene el vehículo, cuánto dura si la mantiene apretada, si la cubre el seguro en caso de que se eche a perder o si finalmente tiene garantía.

Quizás acá los autos son igual que las personas, pertenecen a un sistema de castas. Los autos que no cuentan con ella o se les ha echado a perder deben estar en la escala mas baja del estrato social automotriz de la ciudad, aunque el afectado sea un Audi o Mercedes. Sin bocina no existes…si no suenas no eres nadie pareciera ser un slogan apropiado para Bombai. He visto autos acá que jamás pasarían una revisión técnica, pero con su bocina al día.

Pero lo más curioso y lo que más me ha llamado la atención, es que definitivamente este comportamiento compulsivo de los conductores indios definitivamente mantiene el orden y el equilibrio en las calles de Bombai (hoy Mumbai). Da la sensación a ratos que existe un sistema o código interno-invisible, que no está escrito, pero que todos saben, conocen y respetan y que, a pesar de este caos vial, lo regula todo a punta de bocinazos.

Acá la bocina se usa para todo, doblar, retroceder, avanzar, girar e incluso cuando no es necesario, me han tocado un par de taxistas que la usan sin tener por qué usarla…es como que necesitan saber que esta ahí y que funciona….como que la echarán de menos a ratos.

No conozco la tasa de accidentes de transito de la India, pero les aseguro que es baja.

Bombai

Foto: El Mercurio

La bocina es lo más importante que puede tener un auto en la India.

En los 5 días que estuve, no vi ni un solo choque y tampoco atropellos y lo digo bien sorprendido, ya que cruzar una calle es toda una aventura, sobre todo para los que venimos de occidente. Acá no es lo mismo que en Santiago, de partida acá se maneja al revés, lo cual ya es un problema para el peatón que no conoce bien este tipo de conducción, lo que podría costarle un atropello o un garabato indescifrable de algún indio si es que no se esta atento.

Pero mucho supongo que no se puede hacer…son de esos problemas sin solución que, al parecer, a nadie le importa solucionar porque no tiene ni un sentido hacerlo.

Funciona mal, pero funciona, dirán muchos…quizás arreglarlo sería peor, dirán otros. En fin, la mejor respuesta, creo, es que es un tema cultural y hay que respetarlo y entenderlo por mas curioso que nos parezca.

Lo bueno de estos viajes es que definitivamente te das cuenta que, a pesar de los tacos y de lo tedioso que resulta a veces manejar por Santiago, hay cosas peores; y que definitivamente nuestro pasto es más verde que el de muchos. Aunque me ha tocado ver a varios “indios” bajando por Colon, subiendo por la Alameda o doblando por Apoquindo…qué le vamos a hacer.

Ahh, se me olvidaba, en 100 metros conté 23 bocinazos… hagan sus cálculos y saquen sus propias conclusiones.

Más sobre Viajes por el Mundo

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X