Cómo elegir un buen hostal

Para alojar a un bajo costo antes hay que saber cómo elegir y qué elementos considerar para anticiparse a cualquier mal rato.

Para quienes viajan por largo tiempo o con un presupuesto reducido, los hostales son una gran alternativa para dormir en las ciudades más importantes y a la vez más caras del mundo. Existen para todos los gustos y edades; para quienes quieren conocer a gente nueva, descansar o también para carretear por pocos dólares.

Hostales

Foto: José Alvújar, El Mercurio

Al igual que los hoteles, antes de viajar se deben reservar los hostales que usaremos durante nuestro recorrido.

A modo de introducción los hostales –que recientemente se han popularizado en el país-, son lugares económicos para alojarse y donde, por poco dinero, uno obtiene una cama y un casillero en una pieza compartida.

A pesar de lo barato que suelen ser, hay que reconocer que no son para cualquiera. Compartir una habitación con tres o más extraños requiere de paciencia y apertura de mente (y cierre de las fosas nasales), por lo que la mayoría de quienes lo usan son viajeros menores de 35 años, aun cuando no es raro toparse con familias enteras en estos lugares.

Antes de comenzar el viaje es bueno buscar los mejores hostales de acuerdo a las diferentes reseñas y críticas que se encuentran en sitios especializados como Hostelbookers y Hostelworld . En dichas páginas web podrán escoger el hostal, ver la disponibilidad de camas y hacer las reservas correspondientes. Recomiendo hacer este paso con anterioridad del viaje, ya que muchos hostales no aceptan pasajeros sin reserva previa y en las grandes ciudades suelen estar copados por viajeros de todo el mundo.

A continuación, algunas claves para no perderse en la búsqueda del mejor hostal:

Fijarse en la ubicación: Para escoger el hostal en el sitio hay que fijarse primero en la ubicación que tiene respecto de las atracciones turísticas de la ciudad. Lo ideal es que esté a pasos de museos, en barrios “hips” –de moda- y cerca de alguna estación de metro, ya que uno no quiere andar caminando cuadras y cuadras con el bolso o la maleta a cuestas. Recomiendo además googlear el nombre del barrio de él o los hostales escogidos para ver las características que tiene. Muchas veces quedan en sitios que pueden ser muy turísticos de día, pero que de noche tienden a ser solitarios o peligrosos.

Saber qué servicios tiene el hostal: Lo segundo es ver los servicios con que cuenta. Los más completos ofrecen desayuno incluido, Internet gratis, lavandería, toallas, y sábanas y frazadas. Incluso los más completos hasta tienen su propio bar y salas de esparcimiento. Otros servicios que ofrecen los hostales más grandes son noches de juegos, caminatas nocturnas por los bares de la zona y tours gratuitos por la ciudad.

Hostales

Foto: José Alvújar, El Mercurio

Los hostales ya tienen a internet como uno de los servicios que pueden ofrecer a los turistas.

De todos los lugares en que he estado recomiendo el USA Hostel de San Francisco y el Generator Hostel de Londres, dos hostales que sobrepasan la media y que ofrecen todos los servicios descritos.

Revisar los comentarios de los clientes: En tercer lugar, y quizás más importante que los dos pasos anteriores, es ver los comentarios que han dejado quienes se han quedado en el hostal con anterioridad. Si ves reiteradamente alabanzas como “volvería a ojos cerrados a este hostal…” o “me atendieron como si estuviese en mi casa…”, es que el lugar es recomendable y se pasará bien. Si en cambio ves opiniones que destacan lo “sucio del lugar y los baños que parecen piscinas de lo inundados que están” o que “la bulla no me dejó dormir las cuatro noches que estuve”, mejor ni considerarlos.

Ver imágenes de las habitaciones: Además, es bueno echarle un vistazo a las fotografías que hay en los buscadores. Especialmente si muestran las piezas. En un hostal por lo general las habitaciones se dividen en dormitorios comunes o dorms de dos, cuatro o seis camas y piezas privadas. Por lo general los dormitorios son mixtos, aún cuando hay algunos hostales que los dividen por sexo. No obstante, lo que cuesta encontrar son los que ofrecen baños privados.

En su mayoría los hostales cuentan con servicios higiénicos generales separados por género, parecidos a los camarines de un gimnasio. Si están preocupados por la salubridad de estos servicios se recomienda llevar sandalias y un pequeño bolso para acarrear la ropa desde la pieza al baño (al menos que quieran sumarse a la costumbre de pasearse solo tapados con una toalla por el pasillo del recinto).

Tanto los servicios ofrecidos, como la suma de las críticas dan en los sitios de buscadores de hostales porcentajes que sirven para calificar a cada hostal. Ya con sobre un 75% el hostal será bueno. Si pasa el 90% de aceptación es que  quizás sea mejor que muchos hoteles de tres estrellas.

En resumen los hostales son una excelente alternativa para quienes viajan por poco dinero o solos, y que no les importa compartir con extraños a cambio de perder un poco su privacidad. Si van por esta opción podrán conocer a gente nueva, hacerse de amigos de todas partes del mundo y no gastar cientos de dólares. ¡En lo personal lo recomiendo!

Más sobre Viajes por el Mundo

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X