Katmandú y un remedio atípico para la calvicie

Nuestro colaborador viajó por Nepal buscando el remedio milagroso contra la alopesia. Sepa qué encontró y las recomendaciones que entrega para que quienes sufren por la caída del cabello superen de una vez y para siempre su problema.

Si eres uno de los tantos chilenos que lo molestan constantemente diciéndole “Cabeza de Rodilla” o que en alguna reunión familiar le dicen que tiene más entradas que el Nacional o que lo molestan con frases como: “Oye, se te está yendo la gente del estadio”, “Refalín de piojos”, “Pelao Cara de Tuna” y tantos otros que por este medio no puedo mencionar, por respeto al lector, seguramente tu futuro en materia capilar no es muy auspicioso.

"Budista caminando"

Foto: Sebastián Alamos

Un monje budista camina por el borde de un río nepalés.

Independientemente de lo avanzado de tu calvicie y de las constantes burlas de tus compañeros de trabajo, amigos y familiares te puedo contar que descubrí un método tremendamente efectivo para solucionar tu problema.

Un método que no involucra consultas al dermatólogo, tratamientos extensos ni remedios costosos, que en ocasiones producen efectos secundarios, tales como taquicardias, cuadros de ansiedad y el más temido de todos, uno que no voy a mencionar acá, pero que varios de ustedes entenderán.

En resumen, una solución de efectos inmediatos y que corta el problema de raíz.

Bueno, pero no todo en la vida es gratis. El tratamiento del cual te hablo consiste en lo siguiente.

Primero debes ir a una agencia de viajes y comprar un pasaje aéreo Santiago – Katmandú, con las escalas respectivas.

Una vez en Katmandú tomar un pasaje en bus en la estación Ratnapark con destino a Lumbini, en la región de Terai al oeste de la capital.

Debes tomar en consideración que los 250 kilómetros duran alrededor de catorce horas y no se viaja precisamente en un bus como los que hay en Chile para ir al sur o al norte. Acá, se viaja en micros parecidas a nuestras antiguas amarillas. Donde el chofer para cada cinco minutos a recoger pasajeros, comprar fruta, ir al baño o simplemente conversar con algún amigo que se encuentra en la carretera. Hay que estar preparado también para que a veces te pueda tocar de compañero de asiento una caja con pollos, cabras o algún nepalés que no se ha duchado en días.

Súmale a esto que los asientos no se reclinan y que no hay televisión ni bingo ni bebidas, ni nada. Pero, te aseguro que este sacrificio vale la pena por detener la caída del pelo y las burlas que sufres por ser un alopécico más.

Una vez que llegues a Lumbini ir directamente a recorrer los alrededores de la ciudad y preguntar por la consulta del Doctor Siddharta.

Para que te ubiques, él atiende en una construcción blanca alrededor de unas ruinas de ladrillos, está como a diez minutos del centro de la ciudad caminando.

La atención no cuesta más de 200 rupias nepalesas que son más o menos tres mil pesos chilenos.

"Nuestro viajero con niños budistas"

Foto: Sebastián Alamos

Un grupo de pequeños niños budistas junto con nuestro viajero.

Si el Doctor Siddharta no te atiende no te preocupes, no es que no le interese tu problema, él es una persona con mucha demanda y que gran parte del día lo destina a meditar también, por lo que su tiempo es escaso.

Pero tiene un staff completo de asesores, alrededor de su oficina que vale la pena visitarlos y darse una vuelta. Estos asesores son fáciles de reconocer, la mayoría de ellos andan vestidos de rojo y viven en pequeñas consultas de llamativos colores alrededor de jardines bien cuidados y esculturas doradas de ex calvos que han superado con éxito su problema a través de un tratamiento riguroso y constante.

Alternativas de consultas hay muchas, esta la con especialistas de Alemania, Vietnam, Myanmar, Japón, etc… por nombrar algunas. Todas son igual de profesionales y serias.

El elegir una u otra ya es decisión tuya. Lo que sí te aseguro es que serás atendido de muy buena manera en un ambiente de mucha armonía y paz. Conversarán contigo respecto de tu problema y, si todo va bien y eres un buen “paciente”, en un par de días veras los primeros efectos y quizás en un par de años verás que haberte hecho Budista detiene definitivamente la caída del pelo, engrandece el alma, nadie te molestara más y dejaras definitivamente el Finasteride y ese implante que estabas pensando por el Yoga y la Meditación Trascendental.

Yo personalmente…….. me la estoy pensando.

Más sobre Viajes por el Mundo

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X