Nepal, el difícil trabajo de los “porteadores”

Recorren grandes distancias con enormes pesos sobre sus hombros. Sin importar si el territorio es inclinado o no, realizan su tarea sin posibilidad de cambios y hacen, por lo menos, reflexionar sobre las críticas que uno siempre hace al trabajo que le tocó.

Si eres uno de los tantos chilenos que no le gusta lo que hace, que no soporta a su jefe, que esta esperando hace rato ese ansiado aumento de renta que lleva años esperando una promoción que nunca llega, a lo mejor este artículo te puede interesar y quizás tu trabajo no es tan malo como parece, a pesar de que tengas razón en mucha de las cosas que te inquietan laboralmente.

"Un día de trabajo"

Foto: Sebastián Alamos

En Nepal los sherpas son de gran ayuda.

Para nadie es un misterio que estamos en una crisis económica. Las empresas se han apretado el cinturón, algunas han tenido que despedir gente, las contrataciones están paradas, proyectos e inversiones detenidos.

Estoy en Nepal hace tres semanas y la última vez que vine fue en el 2006. Me da la impresión que la crisis acá no ha llegado, al contrario, Katmandú esta mucho más desarrollada que hace tres años atrás.

Es increíble ver la cantidad de restoranes, hoteles, hostales, pubs, tiendas, etc. que hay acá. Mucho más de lo que me toco ver la última vez. Definitivamente el negocio del turismo en Nepal cada día crece más incluso en plena crisis mundial.

Esta lleno de agencias que ofrecen una gran cantidad y variedad de actividades tales como: Rafting, trekking, parapente, montañismo, safaris y mucho más. Incluso algunas ofrecen vuelos por la cumbre del Monte Everest para sacar fotos. Si se tiene suerte, algunos podrían ver incluso a algún escalador.

Pero a pesar de todo esto, del desarrollo y el crecimiento que se ve hay algo que no ha cambiado y es, su gente.

El 2006 hice el trekking hasta el campamento base del Everest, ahora vengo llegando de hacer el trekking alrededor de los Annapurnas y si bien la infraestructura hotelera o de alojamiento en los distintos pueblos por los que uno va pasando por la ruta ha mejorado, hay un grupo de personas llamados “Porteadores” que al parecer el tiempo no les ha pasado por encima.

Para que se hagan una idea, estos circuitos de trekking son senderos de montaña donde cada ciertos kilómetros uno encuentra hostales, lodges o tea-houses que en muchas ocasiones son las mismas casas de los pobladores que han acondicionado para recibir a los turistas.

Lo primero que uno se pregunta es cómo llegan hasta esos lugares, muchos de ellos sobre los 4.000 metros, los materiales para construir o ampliar esas casas.

Por estos senderos o caminos de montaña no pasan autos ni camiones, ni trenes. La única forma de llegar hasta ahí con vigas, planchas de zinc, ladrillos, refrigeradores, comida, bebidas, etc. es a través de los “Porteadores” un grupo de personas que, como dice la palabra, portean o transportan. Y no lo hacen arrastrando un carro o una carreta con caballos o bueyes, lo hacen con sus propias espaldas. Ellos cruzan ríos, suben cuestas, bajan laderas, atraviesan puentes colgantes muchas veces por lugares bastante riesgosos y peligrosos.

"Cuesta arriba"

Foto: Sebastián Alamos

En el Tíbet todo parece ser cuesta arriba.

Transportan materiales, comida o lo que se necesite, excediéndose de los kilos permitidos y con una indumentaria bastante precaria, algunos de ellos caminan varias horas con zapatillas de lona o hawaianas que definitivamente, dado el terreno por el que pasan, no sirven de mucho.

Trabajo aburrido

Así es que si a veces tu trabajo te parece aburrido, el de ellos yo creo que es peor. Quizás ellos no tienen un jefe que los presione y estrese constantemente o por el contrario un jefe que los comprenda y motive permanentemente, tampoco tienen una evaluación de desempeño ni aumentos de renta, ni bonos ni reconocimientos por metas alcanzadas.

De lo que sí estoy seguro, es que van a tener o ya tienen algunos de ellos, es una espalda chueca y un lumbago de por vida.

Yo definitivamente después de conocerlos, verlos y probarme una de sus mochilas “preferiría” tener un jefe cabrón y estresador……..si no me gusta, en el mejor de los casos podría pedir un cambio, pero ellos, los porteadores, no tienen otra opción.

Más sobre Viajes por el Mundo

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X