Tours por Europa: ¿La mejor opción para conocer?

Miles de personas recorren el viejo continente al año por medio de este tipo de viajes guiados. Si está pensando en hacerlo, sepa cuáles son los puntos a favor y en contra.

Viajar por Europa tiene la gran ventaja de que nos permite conocer mucho recorriendo distancias relativamente cortas, cosa que no sucede ni en Sudamérica, África o Norteamérica. Una gran forma de hacerlo es por medio de los tours que ofrecen las distintas agencias de viajes.

Praga

Foto: AFP

Una de las comodidades que dan los tour es que uno se puede concentrar exclusivamente en recorrer los diferentes destinos turísticos del Viejo Continente, como Praga.

Ahora bien, este tipo de forma de viaje presenta numerosas ventajas, pero también tiene sus contras, lo que es bueno tener claro antes de decidir unirse a las hordas de turistas que recorren en buses el viejo continente.

Los sistemas de tours son ideales para familias que viajan con niños o para personas que no quieren caminar mucho. Aquí la incertidumbre queda reducida al mínimo y está todo hecho para que pueda ampliar al máximo sus álbumes de fotos. Hay programas para todos los gustos (¿Quiere viajar junto con amantes de los vampiros por un tour “draculesco” a través de Rumania y Hungría?, entonces haga click aquí), edades, destinos, comodidades y precios.

El principal punto positivo es que se ahorrará tener que planear en demasía. Sólo basta ver un catálogo de alguna agencia, decidir el paquete turístico, la cantidad de días y la forma de viaje y ya está. Bienvenido a bordo. Con este sistema no hay que enfrentarse al estrés que genera tener que buscar y reservar hoteles, confirmar pasajes, lidiar con taxistas inescrupulosos o decidir dónde comer.

Un segundo punto alto es que, por lo general, resulta difícil hacer el mismo recorrido que el tour escogido por menos plata que lo que sale éste. Si el viaje se hace especialmente en temporada baja se pueden encontrar verdaderas gangas como un Madrid-Lisboa-Barcelona en seis días con todo incluido, por poco más de 450 mil pesos. Hay que tener en cuenta que los traslados por tierra en Europa suelen ser bastante caros. Hace pocos años hice un viaje en bus entre La Rochelle, en la costa atlántica francesa, y Barcelona por el que pagué casi 70 mil pesos por un ticket de Eurolines, lo que resultó ser harto peor que un autobús interprovincial chileno.

Un tercer factor positivo de que tienen los tours es que saben cuales son los lugares seguros de cada parada, por lo que la posibilidad de perderse en barrios peligrosos desciende, pero esto no quiere decir que vayamos a estar libres de algún robo, pues muchas veces donde más delincuencia hay es en los lugares históricos.

Puntos en contra

Tours

Foto: EFE

Un punto en contra de los tours es la rigidez de sus horarios y el poco tiempo que suelen dar para recorrer los diferentes lugares de interés.

Para mí, el gran problema que tiene viajar por esta vía es la falta de tiempo con que se cuenta para conocer cada destino. Recuerdo que la primera vez que recorrí Europa continental fue usando esta forma de viajar. Londres, Bruselas, Colonia, Nuremberg, Salzburgo, Viena y de vuelta vía Luxemburgo en siete días, lo que fue una linda dinámica de bus-atracción-foto-bus-hotel. ¿Les gustó la Catedral de Colonia? A correr… ¿Quieren ir al Palacio de Schönbrunn en Viena? Bueno, tienen dos horas…

Otro tema a considerar es nuestro nivel de tolerancia para estar encerrados en un bus junto a extraños por un período largo. Si a veces cree que no soporta a su vecino en un trayecto entre Santiago y Viña entonces definitivamente descarte esta opción para su viaje de ensueño de Paris a Praga y Budapest.

Un punto clave es que antes de viajar debe leer bien el programa y asegurarse viendo en Internet que los hoteles sean de la calidad por la cual usted está pagando. No vaya a ser que el hotel de cuatro estrellas que queda a pasos del Coliseo en Roma se transforme en algo parecido a un hostal cuando arribe a la capital italiana.

Conocer mediante tours hace que nos desconectemos del contexto de cada lugar para sólo ir de atracción en atracción. El bus nos llevará del hotel a la Iglesia, Palacio o centro histórico desligándonos de lo que lo rodea. Si se quiere ver muchos lugares para alardear posteriormente esta forma de viaje son una gran alternativa.

En cambio, si se quiere conocer (más que ver) siempre aconsejo escoger unas pocas ciudades y recorrerlas bien, permaneciendo por lo menos un par de días en cada una.

Más sobre Viajes por el Mundo

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X