La ingeniosa táctica de las mantis para lograr aparearse sin ser devorado por la hembra

Estudio comprobó que los machos desarrollaron una astuta manera de sobrevivir al acto sexual.

Guía de: Vida Salvaje

La dicotomía de las mantis religiosas Springboks era muy difícil para los machos: Debían elegir entre una vida sin apareamiento o morir devorado por la hembra durante el acto sexual. Sin embargo, estos insectos han encontrado una solución, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Auckland publicado en la revista Biology Letters.

Según el entomólogo Nathan Burke, uno de los responsables de la investigación, “los machos intentan someter a las hembras inmovilizándolas en luchas violentas” y, así, evitar el canibalismo.

“Se trata tanto de una táctica de apareamiento como de supervivencia”, agregó el especialista, quien también descubrió que los machos hieren levemente a las hembras en el abdomen para lograr su cometido.

Las hembras le devoran la cabeza al macho tras el apareamiento.

Las hembras intentan devorarle la cabeza al macho tras el apareamiento.

El estudio se desarrolló observando a 52 parejas de mantis religiosas Springboks, cuyo comportamiento dejó en claro que el primer movimiento es fundamental: Si el macho logra someter a la hembra, tiene un 78 % de probabilidades de sobrevivir; en tanto, si esta última es más rápida, habrá altas chances de que el sexo concluya en canibalismo.

“Es un ejemplo fascinante de cómo el conflicto sexual puede conducir a la evolución de tácticas de apareamiento que ayudan a un sexo pero obstaculizan al otro”, concluyó Burke.

Más sobre Vida Salvaje

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios