Inicio » Vida Sana » Equipo

Dieta cetogénica, el régimen alimenticio que aumenta rápidamente la quema de grasas: Así funciona

En la dieta cetogénica se reduce la ingesta de hidratos de carbono. Se recomienda visitar previamente a un médico.

La dieta cetogénica o dieta keto, por su nombre en inglés “ketogenic”, es un hábito alimenticio que reduce la ingesta de carbohidratos, lo que hace que el cuerpo se convierta en una “máquina de quemar grasa”.

El nombre de la dieta cetogénica tiene su origen en que esta provoca la producción de moléculas de energía que se llaman cetonas, las cuales son un combustible alternativo para el cuerpo que se utiliza cuando hay escasez de azúcar en la sangre.

Las cetonas son producidas cuando se consumen pocos carbohidratos, alimentos que la dieta keto disminuye. Cuando el cuerpo produce las cetonas, se dice que está en cetosis.

Los carbohidratos se descomponen de manera rápida en azúcar sanguínea. Las cetonas se producen en el hígado a partir de la grasa para luego ser utilizadas como energía por todo el cuerpo, incluyendo el cerebro.

El objetivo principal de esta dieta es generar una situación de cetosis parecida a la del ayuno, que puede conseguirse bien con una reducción en la ingesta de carbohidratos o deteniendo totalmente el consumo de azúcar. El cuerpo, en ausencia de los hidratos de carbonos suficientes como combustible (glucosa), agotará las reservas de glucógeno y la principal fuente de energía que se va a utilizar será la grasa ubicada en el hígado.

dieta cetogénica

En la dieta cetogénica los vegetales más recomendados son los de hojas verdes.

En una dieta cetogénica, todo el cuerpo cambia la provisión de energía para funcionar casi en su totalidad con grasa todo el tiempo. Los niveles de insulina se reducen y la quema de grasa aumenta drásticamente, se vuelve fácil acceder a los depósitos de grasa corporal para poder quemarlos.

En algunos casos de epilepsia infantil, cuando los fármacos no están resultando efectivos, se usa la dieta cetogénica como una terapia complementaria para poder reducir la frecuencia de las convulsiones.

Así lo explica el presidente del Colegio de Nutricionistas, Paolo Castro: “La dieta cetogénica efectiva, la que tiene uso clínico, se recomienda en casos de epilepsia cuando existe una resistencia al tratamiento tradicional, entonces ahí se complementa con una dieta cetogénica con protocolos de ese tipo. Entonces en los niños que tienen epilepsia normalmente andan y funcionan bastante bien con este tipo de alimentación”.

dieta cetogénica

Dentro de las carnes más recomendadas está el pavo y el pollo.

¿Qué comer en la dieta cetogénica?

Para poder alcanzar la cetosis, lo más importante es reducir la ingesta de carbohidratos. Se recomienda consumir menos de 50 gramos netos al día. Dentro de los alimentos con menos carbohidratos está la carne, las grasas naturales, pescados y mariscos y los huevos, entre otros.

Los vegetales con menos carbohidratos son: espinacas y verduras de hojas verdes, palta, pepino, coliflor, brócoli, espárrago, repollo y cebolla. Las carnes más recomendadas son el pollo y el pavo.

Los alimentos que se deben evitar son aquellos que estén llenos de azúcar y almidón, incluyendo comidas como pan, pasta, arroz y papás, al igual que las gaseosas y jugos que contengan altos niveles de azúcar.

Una recomendación aproximada a la hora de elaborar un menú cetogénico es que los alimentos deberán tener menos de un 10% de carbohidratos, un 60% de grasas y un 30% de proteínas. En una dieta normal casi la mitad de los alimentos son carbohidratos, por lo que le cambio es importante.

En cuanto a los bebestibles, se recomienda tomar agua, té y café, pero sin ningún tipo de endulzante y una cantidad moderada de leche descremada.

dieta cetogénica

En la dieta cetogénica se prohíbe el consumo de azúcar.

¿Es recomendable la dieta cetogénica para deportistas?

La nutricionista deportiva de los centros de entrenamiento Physica y ThFit, Fernanda Poblete explica que “cuando haces deporte ahí está totalmente contraindicado, dependiendo el deporte que hagas, si es un deporte de resistencia, una maratón o triatlón, es imposible poder utilizar la dieta cetogénica”.

Además, explica que, a largo plazo, si esta dieta no está bien monitoreada por un nutricionista el paciente puede terminar con un perfil lipídico espantoso, con el colesterol alto. “Tu puedes obtener grasa buena y mala. Ahí es donde entra el nutricionista para poder asesorar a quien quiera hacer la dieta de manera más guiada, más controlada porque, si no, puedes terminar con un riesgo vascular altísimo y te puedes llegar a infartar”, agrega.

Esta dieta tiene como riesgo que, al disminuir la ingesta de vitaminas, minerales y fibra, debido a la restricción de muchas frutas y verduras, se puede producir estreñimiento, la presencia de cansancio o fatiga y halitosis (mal aliento). Además, la dieta cetogénica puede aumentar las posibilidades de tener diabetes tipo 2, debido a que se puede generar resistencia a la insulina en la etapa inicial de la dieta. En el caso de personas con problemas hepáticos y cardíacos, la dieta cetogénica puede provocar arritmia e hipertensión.

Durante la dieta cetogénica pueden aumentar los niveles de colesterol y de los triglicéridos, como también provocar trastornos gastrointestinales, tales como reflujo y constipación porque el organismo no es capaz de absorber toda la grasa consumida. Al reducirse la ingesta de carbohidratos también se reduce la presencia de la vitamina B11 en el organismo, la cual es la encargada de permitir que los ácidos grasos se quemen y de disminuir el riesgo de depósitos grasos en el hígado.

Es importante que al momento de iniciar una dieta sea bajo la supervisión de un especialista médico, con una consulta previa y después hacer un seguimiento durante el proceso.

Más sobre Vida Sana

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X