Inicio » Vida Sana » Equipo

¿Se puede reutilizar el aceite? Estos son los riesgos para la salud

Volver a usar el aceite de cocina es una forma de ahorro, pero puede provocar serios problemas de salud.

El alza del precio del aceite no solo afecta la economía familiar: puede derivar en conductas que perjudiquen la salud. Una forma de ahorrar es usar el aceite más de una vez, un hábito sencillo y aparentemente inofensivo que, sin embargo, tiene riesgos para la salud.

Varios estudios alertan sobre los peligros de reutilizar el aceite, tras asociarse esto a la aparición de enfermedades como el cáncer, problemas cardíacos y alteraciones en el ADN, entre otras.

reutilizar aceite

Una investigación de la Universidad de Illinois realizada en 2019 con ratones de laboratorio, demostró que el uso reiterado de aceite a altas temperaturas aumenta el riesgo de cáncer de mama.

Otro estudio similar, publicado en Cancer Prevention Research, indica que reutilizar aceite también puede afectar las funciones del intestino y propiciar la aparición de células cancerosas en el colon.

El duodeno y el íleon pueden sufrir modificaciones en su estructura genética, mientras que los pulmones también pueden verse afectados con muerte celular.

¿Por qué reutilizar el aceite de cocina es peligroso?

La razón detrás de los riesgos para la salud que implica reutilizar el aceite es que, cada vez que se lo vuelve a usar, sobre todo en cocciones largas y a alta temperatura, el aceite se comienza a descomponer, generando sustancias tóxicas.

Cuando el aceite supera los 100 grados, se descompone y se producen los denominados “radicales libres”, explicó a La Tercera Fernando Torres, toxicólogo y director de la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad Andrés Bello.

Los radicales libres envejecen las células y son “sustancias altamente nocivas o tóxicas especialmente para todas las células de nuestro organismo”, explica Torres.

Otra sustancia que se produce al reutilizar el aceite son las dioxinas, también consideradas altamente tóxicas y asociadas a problemas cardíacos y hepáticos. La Organización Mundial de la Salud también alerta sobre el peligro de las dioxinas para el sistema reproductivo e inmunológico, pudiendo además afectar las hormonas y generar cáncer.

Esto no es todo. Torres alerta sobre la acrilamida, otra sustancia química que aparece al freír, sobre todo alimentos altos en azúcar. La acrilamida es capaz de mutar y dañar el ADN, lo que otra vez puede derivar en riesgo de cáncer.

Los aldehídos son otra de las sustancias que aparece al reutilizar el aceite: “Hay estudios que están tratando de demostrar que podrían inducir algunos tipos de cáncer o que podrían tener alguna relación con enfermedades neurodegenerativas como Alzheimer, no está cien por ciento comprobado, pero ya se está mostrando evidencia”, alerta Torres.

La HNE (4-hydroxy-2-nonenal), compuesto que se produce al recalentar aceites de canola, maíz, girasol y soja, se asocia con el Mal de Parkinson, Alzheimer, Enfermedad de Huntington y accidente cerebrovascular, entre otros.

La calidad importa

El toxicólogo sostiene que la calidad del aceite también influye en el riesgo que signifique para la salud. En este sentido, recomienda el aceite de oliva, aunque sabe que no todos pueden pagar por un aceite de esta calidad.

“Lo peor es que es usual que no solo usan aceite para freír, sino mantecas, que son grasas de peor calidad que tienen mayores probabilidades de que se descompongan y se transformen en radicales libres”, sostiene.

Más sobre Vida Sana

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios