Destiny: Análisis sobre el videojuego más caro de la historia

Destiny llega de manera multiplataforma, con varios destacados, pero también varias deudas frente a la enorme expectativa generada.

Guía de: Videojuegos

Las cifras son claras y categóricas: más de 180 premios y nominaciones, una inversión superior a los 500 millones de dólares -que lo convierten en el videojuego más caro de la historia; tener entre sus filas al actor de moda Peter Dinklage,  conocido por su papel de Tyrion Lannister en la serie “Game of Thrones” y contar en su banda sonora con el mítico Paul McCartney junto a una orquesta de 120 personas en un trabajo que se desarrolló más de cuatro años.

Es así que Destiny, proyecto de Bungie (Halo) y publicado por Activision (Call of Duty) llegaba con unas expectativas más que altas este cada vez más exigente y competitivo mercado.

destiny-1

El título a primeras es un First Person Shooter (primera persona) como tantos otros que están en los catálogos de las consolas, pero con el paso del juego observamos sus altas dosis de ingredientes de MMO (tan de moda actualmente) y RPG, donde no todo se trata de disparar y eliminar enemigos, sino también evolucionar y crear comunidades en el duro campo de batalla.

Cuenta la historia…

Este es uno de los aspectos más discutibles de la entrega, ya que al contar con un tremendo presupuesto y actores de renombre, el tema argumental pasa a segundo plano y de verdad que con el paso de las horas pasa a ser irrelevante.

En un planeta Tierra inmerso en la oscuridad un último grupo de hombres militares agrupados en “La Torre” tiene como misión habitar otros planetas del sistema solar, eliminado a los enemigos de gran poder que no tienen otro fin más que destruir la civilización. Como ven, nada que no se haya visto o escuchado antes.

Peter Dinklage (“Games of Thrones”) representar a “Ghost”, nuestro compañero de travesía, quien más que personaje hace de guía y tutorial de lo que vamos desarrollando con el paso del juego. Esto sumado a la falta de cinemáticas que complementen aún más la historia, lo que hace que la trama pase a ser casi una casualidad mientras tengamos la consola encendida.

El desarrollo de la batalla galáctica

Los amantes de la saga Diablo pueden ver reflejados en Destiny muchos ingredientes que hicieron famoso al recordado título, con la posibilidad de incrementar nuestro nivel de combate y el mejoramiento de las armas de combate, elementos que un tradicional título en primera persona no se esmera en desarrollar, por lo que en ese sentido el sentido de rejugabilidad es más que alto.

Destiny nos hace tomar decisiones desde el primer minuto:  Comenzamos con la elección de nuestro personaje protagonista entre tres clases disponibles: titán, cazador, hechicero. Cada tipo de guerrero cuenta con sus propias características pero que se equilibran de una manera bastante razonable.

destiny-2

El menú es bastante simplista a primera vista y se agradece en ese sentido para el comienzo ya que la ejecución de acciones en el desarrollo del juego marean a los no tan asiduos al género estratégico.

El control funciona de manera perfecta y de manera bastante intuitiva con el movimiento constante que nos exige el desarrollo del juego desde el minuto uno ante la gran ola de enemigos que se nos presenta. Sin embargo, esto se ve opacado por la curiosa inteligencia artificial que cuentan quienes nos atacan; si nos escondemos tras un pilar es como que jamás hubiéramos pasado por tal lugar.

Sin duda, Destiny nos ofrece un gran reto de superación del que no podemos desviar. Es más, cada planeta que se vaya desbloqueando tiene diversos niveles de dificultad y, sumado a nuestra gran habilidad con los disparos, sólo lo podemos superar subiendo nuestros grados.

El sistema de combate es sólido pero no muestra un gran avance de lo que ya hemos visto en otros títulos, incluso del mismo estudio. Pero no podemos negar que la dureza principalmente de los combates con los jefes finales de cada misión hacen que el que subamos de nivel sean un deleite y un objetivo de vida.

La última entrega de Bungie nació con la premisa del juego cooperativo online (hasta tres por equipo). Un punto bastante discutible, ya que si tenemos una conexión inestable o hay problemas en los servidores, simplemente se nos cae el juego y debemos retomar la partida, lo que es un problema que ocurre más seguido de lo que se pueden llegar a imaginar (la campaña en PS4 no requiere la suscripción Plus afortunadamente).

La estética

Unos de los puntos más discutidos por los especializados y de quienes se han hecho con el título es su motor gráfico, el cual sin dudas es funcional  y a nivel de iluminación funciona de manera impecable, no sorprende en lo absoluto.

destiny-3

Hay muchos millones de dólares invertidos en la gestión y desarrollo del juego, por lo que llama la atención el concepto de revisitar una y otra vez los mismos lugares y que la capacidad de exploración no sea tan grande como podría llegar a serlo, factor que a un jugador casual lo espantaría sin duda.

Da la impresión que Destiny ni tiene intención en lo más mínimo en llegar a ese “jugador casual”, ya que de una manera u otra es absurdo que para saborear recién la riqueza del juego haya que tomarse más de 10 a 15 horas de juego. Aunque en sus primera 24 horas de salida al mercado, se recuperó la inversión.

La banda sonora, el trabajo incidental es uno de los puntos más altos del juego, donde los sonidos de enemigos, disparos, entre otros hacen una experiencia totalmente envolvente (los audífonos se vuelven un personaje más en el título)

Conclusión

Destiny es sin duda un juego muy entretenido y enviciante por todas sus bondades descritas que sobresalen por los poros. Sin embargo es muy poco humilde con la satisfacción de alguien que quiere conocer el género. Si buscas un juego pensado para un jugador esta no es la opción.

Ahora la duda es si el título cumple a cabalidad con todo lo que la millonaria campaña prometió. Sabemos que por el lado técnico no lo fue, aunque siendo justos con las consolas de nueva generación (PS4 y Xbox One) el juego corre con un pulido perfecto.

La nueva obra de Bungie tiene muchos aspectos criticables y es quizás la falta de novedades que lo espantan de ser una obra maestra, pero en lo absoluto es un mal juego, todo lo contrario. Rejugabilidad extrema para el desbloqueo de nuevos ítems hacen que de alguna u otra manera a los que ya le echaron mano no puedan soltarlo, lo que me dice con algún pregón popular que se me viene a la mente es darle “tiempo al tiempo”…

Extra: Son inevitables y hasta odiosas las comparaciones que se le hacen a Destiny con la saga Halo, por lo que los irreverentes de Mashed en su canal de Youtube decidieron presentar esta animada parodia que muestra las similitudes entre ambas entregas.

Más sobre Videojuegos

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X