Inicio » Videojuegos » Equipo

PES, las deudas pendientes del gran rival de FIFA

Por años, Pro Evolution Soccer se impuso a FIFA, pero de pronto, empezó a cambiar y a decaer. Esperamos que ahora recupere el nivel al que nos acostumbró.

Recuerdo que hace una tracalada de años atrás, pasando por el sucucho de videojuegos preferidos de mi querido Valparaíso, vi en vitrina una caja que me llamó la atención: era un juego de fútbol, que luego supe era de origen japonés, llamado Winning Eleven 3.

PES 2010

Foto: Guioteca

Messi y Torres fueron los rostros del PES 2010.

Ante una decepción con FIFA 99, que no le llegaba ni a los talones a su versión del año anterior, le pedí a mi casero si es que podía probarlo, antes de arrendarlo. Y fue amor a primera vista.

Lo que diferenciaba a Winning Eleven de su contraparte canadiense eran muchas cosas: no contaba con todas las licencias de los equipos incluidos –en realidad con casi ninguna-, los jugadores tenían nombres falsos, etc. Pero eso no era nada comparado con dos factores clave: jugabilidad y gráficas. Lo primero era casi maravilloso en relación a cualquier FIFA, ya que el solo hecho de tener un botón dedicado a los pases en profundidad, ya marcaba todo un mundo de diferencia. Lo segundo se notaba a simple vista: si bien es cierto la gráfica era un poco limitada en la época, los jugadores estaban cuidados para parecerse lo más posible a sus equivalentes en la vida real, algo que a la gente de EA Sports (desarrolladores de la serie FIFA) no le importaba mucho y solamente diferenciaba a los jugadores virtuales con cortes y colores de pelo distintos.

Winning Eleven iba mucho más allá y adaptaba el espíritu de fútbol a los videojuegos de manera asombrosa. Podías manejar muy bien las tácticas y la forma de juego de tu equipo, usar mucho mejor el mando e incluso tus jugadores tenían más y mejores potenciales gracias a que tenían contexturas y alturas diferentes. En FIFA, todos los jugadores parecían pesar y medir lo mismo.

Y a pesar de que el juego originalmente venía en japonés, bastaba con saber algo de fútbol para encontrar a los mejores equipos y poder disfrutar de duelos a muerte interminables junto a amigos. Luego vinieron mejores adaptaciones con diferentes lenguajes y finalmente Konami, el padre de Winning Eleven, decidió comercializar oficialmente esta saga de juegos en occidente, cambiándole uno que otro detalle de jugabilidad que no afectaba en nada el resultado final, y el nombre por Pro Evolution Soccer (PES para los amigos), ya que para el mundo occidental un juego llamado “Los Once Ganadores” no era tan atractivo como un nombre rimbombante.

FIFA se siguió dando de combos con PES durante años, siempre relegado al segundo lugar. Mientras tanto, PES ganaba en jugabilidad y diseño. Aunque eso sí, la gente de EA fue aprendiendo en el camino y fueron incluyendo mejoras, que tomaban prestadas de la experiencia japonesa. Sin embargo, con el tiempo la balanza se empezó a equilibrar a favor de los americanos, ya que PES empezó a decaer.

A pesar de que con la llegada de la Playstation 2 se aceleró el desarrollo de nuevas gráficas, el sistema de juego se fue frenando con el avance de los años. Sólo había una que otra novedad en cada entrega, y paradójicamente, muchas de las mejorqs fueron eliminadas en las siguientes. Esa curva se mantuvo hasta que llegamos a PES 2010, el cual terminó de decepcionar a los fans que llevaban más de una década siguiendo la saga. Varios optaron por cambiarse a la competencia. FIFA 10 volvió a reinar, y podríamos decir que desde 2009 ya estaba en esa posición.

PES 2010 cayó en la repetición. La inteligencia artificial del juego cada vez es menos inteligente. Tirar al arco y lograr que la pelota no salga en línea recta, es casi imposible. A todo esto hay que sumarle que las capturas de movimiento se notan poco actuales y cada finta es más difícil de realizar que la anterior.

Con todo esto podríamos decir que esta entrega es un desastre, pero aún así hay cosas rescatables. En lo personal siempre he preferido la gráfica de Konami en vez de la de EA, y me sigo quedando con ella. Sigue siendo fluida y detallada, con muy buena iluminación, algo que FIFA no posee.

Pero definitivamente lo que más sorprende, es que hay un detalle que PES nunca ha perdido: entretiene. Ya sea solo o con amigos, el juego brinda un desafío que igual hace que las horas se pasen rápido jugando partido tras partido. Y si ha podido mantener eso, hay esperanza.

Para 2011, el tráiler que se liberó para la feria E3, nuevamente promete. Como todos los años. Aunque esta vez sí se muestran nuevos aditamentos a la jugabilidad que a esta altura –y con las nuevas generaciones de consolas— son ya necesarios y fáciles de implementar. Además se prometen nuevas estrategias, formas de parar al equipo y de armar ataques, potenciando el estilo: salir con pases largos, tocando, etc. Para esto cada jugador se dispondrá en la cancha de forma determinada. Y finalmente, lo que más molestaba de las últimas entregas, promete ser arreglado: los pases, fintas y tiros al arco serán totalmente controlables.

A lo anterior se suma que a la licencia de la UEFA Champions League se agrega la de la Copa Libertadores, y hasta ahora un equipo chileno ya tiene presencia confirmada: Universidad de Chile.

Espero que PES 2011 vuelva a encontrar el camino que ha perdido con los años. Que vuelva esa emoción y desafío, que la entretención vuelva a ser la de antes y que los partidos con amigos sean mejores. De verdad, estoy esperanzado con este juego que debería llegar en octubre.

Te estoy esperando, PES 2011. No me decepciones de nuevo.

Más sobre Videojuegos

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X