Inicio » Amor »

La historia de amor de un micrero y su esposa: Ella sufre de alzhéimer y lo acompaña todos los días

Para Mario, de 71 años, la única posibilidad de cuidar a su esposa es llevarla a su trabajo.

Guía de: Amor

Internet.

Mario y su esposa, durante sus habituales recorridos. Él no puede dejarla sola.

Se conocieron en Iquique, hace tres décadas, y hoy, recorren a diario la ciudad en la que viven, La Serena. ¿La razón? Fresia, de 65 años, sufre de un avanzado alzhéimer, y la única posibilidad que tiene Mario, de 71, de cuidarla es llevarla como copiloto en la micro que él maneja.

“Haga frío o calor, o como sea que esté el clima, tengo que levantarla”, relató Mario en un reportaje de Canal 24 Horas que recogió la historia. Mario se encarga de todas las necesidades básicas de su esposa, quien apenas tiene autonomía. “No sé lo que es dormir una siesta o ir al centro tranquilamente. Solamente yo sé lo que necesita”, cuenta.

“Yo llego a esta casa y no converso con nadie, perdí mi vida social, no escucho música, no veo televisión, solamente me dedico a ella y a tratar de que se duerma para yo poder descansar por lo menos una media hora mientras está en su cama”, cuenta.

Los planes de Mario son, a futuro, poder internar a Fresia en un Establecimiento de Larga Estadía para Adultos Mayores (Eleam) de lunes a viernes para así no tener que llevarla con él a trabajar cada día, donde las condiciones no son adecuadas para ella: “Se me ha caído de la micro, a veces va durmiendo o le da frío, tiene ganas de ir al baño y debe hacer en un tarro”.

Sin embargo, es el fuerte amor que existe entre ambos el que motiva a Mario a seguir día a día junto a su esposa: “Yo no me quiero deshacer de mi señora porque la quiero mucho ¿Cómo podría yo no quererla? Esto me nace a mí, desde adentro, no es una obligación”.

Más sobre Amor

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X