Inicio » Artes Marciales » Equipo

Combatir en un ring, sensaciones de los luchadores

La sensación única de estar sobre un ring difícilmente puede ser descrita con palabras. "Felicidad", "nervios", "miedo"... "Todas las anteriores". En este artículo, lea diversas frases célebres de grandes peleadores del calibre de Mike Tyson y Sugar Ray Leonard, que intentan transmitir las sensaciones previas a un combate.

La idea de escribir este artículo surgió a partir de una entrevista dada para la página Five Ounces of Pain por la peleadora welterweight de Strikeforce, Liz Carmouche. Antes de pelear MMA ella fue Marine de los Estados Unidos por más de media década. En esta entrevista -que se enfoca en su futura pelea contra la campeona de la categoría, Marloes Coenen- Liz Carmouche hace un paralelo entre la sensación que se tiene antes de subir al ring, y lo que se siente estando en la guerra, indicando que el haber vivido esa experiencia la ayuda ahora en su carrera como peleadora, evitándole sentimientos de nerviosismo o miedo. Ella dice:“Nervios es algo que no puedes tener cuando estás afuera en Irak con tu arma”.

Hay infinidad de citas de distintos peleadores sobre la sensación de subirse al ring. Usaré varias de ellas a través de este artículo, ya que en verdad es una sensación inigualable, imposible de describir usando tan sólo mis palabras.

Ring

Foto: Huracán Coria

Los seconds te acompañan en tu esquina, pero ya dentro del ring, como dijo Joe E. Louis: "Una vez que esa campana suena estás solo. Eres sólo tú y el otro tipo".

En el año 1976, George Foreman dijo a Newsweek “No hay nada como estar en la esquina, y el entrenador está susurrando en tu oído y otro tipo te está poniendo el bucal. Cinco segundos para empezar, el Boom! La campana. Es más excitante que mirar hacia abajo en un precipicio”. Bastante gráfico cómo retrata esos minutos, desde que tu nombre es anunciado, subiendo las escaleras, pasando por las cuerdas, hasta pararse en la esquina. Nada te hace sentir tan vivo, tan presente en el momento. Luego, y tal como dijo en la película “A Hard Road to Glory” el boxeador Joe E. Louis: “Una vez que esa campana suena estás solo. Eres sólo tú y el otro tipo”.

Personalmente estoy en desacuerdo con lo que dice Liz Carmouche en la entrevista mencionada precedentemente. Estar ante una situación altamente estresante como combatir contra otro ser humano, sin poder saber a ciencia cierta cual será el resultado de esa pelea, o ni siquiera si vas a estar aún consciente cuando terminen los próximos 3 o 5 rounds, es suficiente para desencadenar emociones en cualquiera. Desde el peleador más primerizo y amateur hasta un campeón mundial de boxeo como Mike Tyson puede sentir más que nervios, e incluso miedo sobre el ring. Pero como bien dijo el mismo Tyson: “El miedo puede ser tu mejor amigo o tu peor enemigo. Es como el fuego. Si puedes controlarlo, puede cocinar para ti, puede calentar tu casa. Si no puedes controlarlo, quemará todo alrededor tuyo, y te destruirá a ti. Si puedes controlar tu miedo, te vuelve más alerta (…)”.

Los “nervios”, el miedo, son una reacción natural del ser humano, que hace que se descargue adrenalina en nuestro flujo sanguíneo, poniéndonos más alertas, más despiertos. Listos para reaccionar ante cualquier cosa. Lo que no podemos permitir en ningún momento es que ese miedo nos paralice, ya que al acceder a subirnos a un ring a pelear estamos en cierta forma culminando el proceso de entrenamiento por el que hemos pasado, y si durante semanas, meses o años diste tu 100%, esos rounds que dure la pelea son el momento para sobrepasar cualquier límite y dar aún más de ti.

Ring

Foto: Kaimuay Chile

Mostrar respeto por el rival es un acto de reconocimiento a su dignidad y al arduo entrenamiento por el que ambos han pasado para llegar a este enfrentamiento sobre el ring.

Opuesto al miedo y los nervios, están también está la alegría y emoción de subir a un ring. Ya sea por ser la primera vez sobre la lona, o por volver a sentir esa sensación de estar casi flotando, como si el tiempo se detuviera, hasta que suena la campana y nada más importa y sólo existes tú y tu rival, en un mundo de 6 x 6 metros cuadrados.

Pelear puede ser la mezcla de emociones más fuerte entre la alegría desbordante, la sensación de estar “como pez en el agua”, y, bueno, aunque Liz Carmouche no esté de acuerdo, nervios.

Un famoso peleador dijo una vez que la pelea más importante siempre es la siguiente pelea que te toca. Nadie sube a un ring con la pelea ganada. Nunca hay que subestimar a ningún adversario, y nunca hay que relajarse frente a un combate. Mostrar respeto, ante todo, ya que tu rival también ha pasado por un duro entrenamiento para llegar a ese momento y pararse en ese ring frente a ti.

En las palabras de Sugar Ray Leonard: “Boxear es el mayor desafío. No hay nada que se pueda comparar con probarte a ti mismo en la forma que lo haces cada vez que te subes al ring.

Más sobre Artes Marciales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X