Increíble historia migratoria: Kickboxer marroquí cruzó nadando el mar para entrenar en España

La crisis económica también afectó a Mohammed Reda.

Guía de: Artes Marciales

Las crudas y desalentadoras imágenes que se han visto de la migración de habitantes africanos a España no ha dejado a nadie indiferente en el mundo entero. Menos en lo deportivo y las artes marciales.

Son miles los habitantes de Marruecos y otros países que intentan llegar por mar, en pequeñas embarcaciones o a nado en aguas abiertas, a la península ibérica por los pasos fronterizos de Ceuta, ciudad autónoma española en el estrecho de Gibraltar.

ceuta

Uno de ellos es el joven marroquí Mohammed Reda Achtout, luchador de kickboxing, de 28 años, quien ha representado a su país en el extranjero y hoy permanece herido y escondido en un monte de la localidad Ceuta por temor a que la policía lo devuelva a su país.

Mohammed Reda dejó atrás su familia y ciudad natal Tetuán con un pequeño bolso a prueba de agua para llegar nadando, junto a miles de compatriotas hasta la península de Ceuta, con el fin que su historia se conozca y que los deportistas españoles le brinden apoyo para seguir compitiendo.

Reda asegura tener triunfos y reconocimiento en su país, no solo como deportista de artes marciales sino que como entrenador de niños. Sin embargo, en Marruecos no cuenta con recursos para competir, menos para subsistir.

“Quiero cumplir mi sueño de entrenar en España”, aseguró a la prensa española en medio de su clandestinaje para evitar su deportación, mientras espera por ayuda de algún compañero de profesión o de las autoridades deportivas.

REFUGIADO ARTES MARCIALES

Junto a varios compatriotas lleva una semana viviendo con ropa sucia, pronunciadas ojeras y el labio inflamado producto de una golpiza que le han brindado las fuerzas policiales locales en las constantes redadas que se realizan.

Muy distinto a estos recuerdos que dejó dos años atrás de torneos o entrenamientos, demostrando su agilidad y técnicas en una disciplina que practica desde los 10 años. En esa época supo de victorias y ahora se aferra a ellas, con los brazos arriba en señal de triunfo para obtener una nueva vida en Ceuta, en la orilla africana del estrecho de Gibraltar.

“He dedicado toda mi vida al kickboxing, pero en Marruecos no se puede avanzar. Si tengo que volver, no quiero vivir más”, concluyó el deportista que aspira a obtener el permiso respectivo para dejar la clandestinidad de los cerros y vivir de la solidaridad de los vecinos.

Más sobre Artes Marciales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios