Las mujeres ninja o Kunoichi, una implacable arma de muerte y seductora destrucción

Expertas en espionaje e inteligencia, las kunoichi eran entrenadas para infiltrarse, obtener información y asesinar enemigos.

Guía de: Artes Marciales

La mayoría de los que hemos crecido admirando la cultura oriental de las artes marciales, especialmente en mitos y leyendas, nos hemos topado con la enigmática historia de los ninjas, ya sea a través de la pantalla grande con películas, la televisión con series o los dibujos animados con personajes que nos identifican por sus valores o súper poderes.

De todos ellos, casi ninguno ha mostrado una realidad de la cual poco se habla: las mujeres ninja o kunoichi. Si bien actualmente hay mujeres que han asumido la práctica del ninjutsu como una filosofía deportiva y hasta en el manga han surgido personajes, es poco y nada de lo que se sabe de ellas.

mujeres ninjas

Tal como sucedió con las mujeres samurai, la irrupción de las konuichi en la cultura japonesa se asocia tradicionalmente a los aspectos guerreros y paradigmas culturales tan diferentes a los nuestros, especialmente en la época del Japón feudal.

Surgidas como guerreras serviles al señor feudal, sus funciones iban más asociadas al espionaje y la infiltración dentro de las huestes enemigas, como un arma de seducción, control y asesinato con las más agudas técnicas de inteligencia.

El objetivo de las kunoichi era seducir emocionalmente y encargarse sexualmente del enemigo para lograr así controlar la voluntad del enemigo a su más completo antojo, mediante una función táctica más que guerrera, por lo que era de vital importancia dentro de los clanes de ninjas.

La ventaja por sobre los guerreros hombres, que sí debían mantenerse en el anonimato y actuar bajo el velo de las sombras, es que siendo mujer, de apariencia delicada y con una belleza como pocas, podía desarrollar sus encantos y seducir fácilmente a sus enemigos, obteniendo información o asesinándolos.

Las kunoichi entrenaban de manera similar al hombre, pero se especializaban en pociones y gases tóxicos para el envenenamiento, en farmacología y homeoterapias, pues tenían amplios conocimientos de como utilizar minerales, plantas y vísceras de animales para sus propósitos.

mujeres ninjas 1

Tenían manejo de la técnica de los disfraces y las armas, de preferencia la espada Shinobi Ken (más pequeña que la de un samurai). También utilizaban diestramente el ninjato, los shuriken, las tetsubishi y el kansashi (varilla afilada para afirmar el pelo con un recipiente con veneno para clavarlo en el enemigo).

Además andaban siempre con un cinturón de tela con una bola o pesa en su extremo, la cual ataban en su cintura como parte de su vestido; filosos dedales en forma de garras de gato para los cinco dedos; zapatos con sueco de madera para detener los ataques de hojas de acero; paraguas o quitasoles que utilizaban para frenar los ataques a mano armada; un abánico con varillas de acero envenenadas para matar con un simple corte; y el manejo del kaiken o daga muy pequeña para cortar, punzar o arrojarla.

Pese a su apariencia delicada y bella, eran hábiles en velocidad, equilibrio, fortaleza, agilidad y resistencia. Más lo eran aún mentalmente en astucia, variedad de recursos, resolución y disciplina. Y no sólo eso sino que para ser especialistas en seducción también eran expertas en artes como la música, la danza y el canto.

La principal kunoichi que reconocen los libros de historia fue Chiyome Mochizuki de la familia ninja de Koga, quien recogía a niñas sin padre o que vivían en la calle para entrenarlas bajo el régimen de claustro y utilizando sus servicios como espías seduciendo señores feudales.

kunoichi

Mochizuki especializaba a sus guerras en todos los temas de relaciones sexuales y extorsión a através de distintas posturas. Era tanta la devoción y compromiso que las guerreras kunoichi llegaban a tal nivel de fidelidad por su misión, que hasta no dudaban en contraer matrimonio o tener hijos para cumplir la misión.

La kunoichi, tal como todos los guerreros orientales, también predicaban los códigos de honor frente a la muerte, por lo que siempre debían estar dispuestas a morir, incluso a asesinar a los hijos de su matrimonio si el peligro de captura o derrota era latente, ya que los soldados y los samurai obtenían placer extra torturando a los ninjas.

Más sobre Artes Marciales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X