Luchadores de Sumo hacen llorar a bebés para ganar extraño concurso en Japón

La competencia "Naki Sumo", que data de hace 400 años, reúne a más de cien niños y deportistas.

Guía de: Artes Marciales

Cada cierto tiempo, las prácticas deportivas nos muestran una cara oculta, insólita y a veces absurda para los estándares locales. Es lo que sucede con una particular competición japonesa llamada “Naki Sumo” que se realiza en Japón desde hace 400 años.

La competencia consiste en una ceremonia entre un luchador de sumo y un bebé, cuyo objetivo es hacer llorar a los infantes en el más corto tiempo posible.

naki sumo

La práctica centenaria está basada en la creencia que un niño que llora crece más rápido, además de estar protegido contra los malos espíritus. Es por eso que esta tradición, que se festeja el cuarto domingo de cada mes de abril, goza de tanto interés.

El torneo parte con los padres llevando a sus bebés a los brazos de los luchadores de sumo. Un juez grita la palabra “naki”, que significa “llora” en nipón, mientras los niños son zarandeados por el deportista hasta que derrame sus primeras lágrimas. Incluso se valen de muecas para lograrlo.

Gana el niño que llora primero y en caso que sean dos o más bebés los que logran el objetivo al mismo tiempo, gana el que lo haga más fuerte.

Aun cuando es una práctica bien extendida en Japón, el “Naki Sumo” más popular es el que se lleva a cabo en el templo de Sensoji, en el distrito de Asakusa, en Tokio, con más de 100 niños participando y llorando a la vez.

Acá puedes ver un informe de la extraña competencia:

Más sobre Artes Marciales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios