Muhammad Ali: Su bochornosa y recordada pelea con un luchador de artes marciales

El que fuera considerado como uno de los mejores deportista de la historia enfrentó un curioso episodio sobre el ring en 1976.

Guía de: Artes Marciales

Para el que fuera nombrado uno de los deportistas y boxeadores más grandes de la historia, nada parecía ser imposible. Y es que Cassius Clay, mejor conocido mundialmente como Muhammad Ali, se llevó el mundo por delante cuando irrumpió en los cuadriláteros.

Arriba del ring era el monarca y así lo demostraba cada vez que tenía su oportunidad, incluso con una verborrea y un discurso propio de un activista más que de un púgil. Y en ese reinado durante su carrera en el deporte del los puños es que quiso hacer todo lo que se le ocurriera. Muchas veces con grandes resultados y otras veces al borde del ridículo.

muhammed ali

Como la vez que el legendario Muhammad Ali se enfrentó a un experto en artes marciales, cuatro décadas antes que el mismo show que montaron el 2017 el campeón Floyd Mayweather y el irlandés Conor McGregor. El novedoso combate se realizó en 1976 y tuvo como contendor al japonés Antonio Inoki.

La curiosa pelea comenzó a gestarse en abril de 1975, cuando el presidente de la Asociación Japonesa de Lucha Amateur, Ichiro Yada, se reunió con Ali durante una visita oficial. Fue ahí que el boxeador hizo una desafiante propuesta: “¿No hay ningún peleador oriental que me desafíe a pelear? Le daría un millón de dólares al que me ganara”.

Dicho y hecho. El testimonio lo tomó Antonio Inoki, una celebridad en Japón por ese entonces, experto en artes marciales y un luchador profesional que contaba como proeza haber vencido al judoka y doble campeón olímpico holandés, Williem Ruska.

Con una bolsa de seis millones de dólares, a nadie parecía convencerle el propósito deportivo de la pelea. Más bien, la prensa, los especialistas y promotores coincidían que la única y principal motivación era reunir dinero fácil sin ningún escrúpulo.

Una vez anunciado el combate, la expectativa por ver este novedoso enfrentamiento creció y también las apuestas. Las 15 mil localidades del Nippon Budōkan en Tokio se agotaron y eso que ni siquiera existía claridad sobre las reglas para el combate integrado.

Y ahí estuvo el gran dilema del combate, ya que apenas sonó la campana el japonés se fue encima de Ali intentando golpearlo, pero como fracasó quedó tendido en la lona y no se volvió a parar más. Desde el piso tiraba patadas e intentaba bloquear los embates del boxeador que, incrédulo sobre lo que pasaba, intentaba avivar los ánimos del respetable.

muhammad-ali mma

La bizarra forma de pelear duró 15 rounds y en el recuento Ali sólo logró asestar seis golpes, mientras que Inoki, que estuvo la mayorvparte del tiempo en la lona, fue amonestado por acciones supuestamente ilegales y sufrió descuento en sus tarjetas, lo que al final derivó en un salomónico empate.

El público no quedó conforme con la demostración de ambos deportistas, una estridente silbatina despidió a los responsables bajo una lluvia de objetos y proyectiles, exigiendo la devolución de su dinero, al tiempo que la prensa catalogó el evento como “el famoso combate del siglo resultó ser la estafa del siglo”.

Por mucho tiempo, Muhammad Ali intentó explicar las alternativas del combate y la única explicación sensata que encontraba era “¿Cómo podría derribarlo si ya estaba caído? Simplemente no podía golpearlo mientras estaba en el piso”.

Una anécdota más en la larga vida del deportista fallecido el 2016, que quedó registrada en este resumen en colores:

Más sobre Artes Marciales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios