Paul Walker y las artes marciales: La historia del cinturón negro póstumo que recibió el actor de “Rápido y Furioso”

El actor, quien falleciera en 2013 producto de un accidente automovilístico, recibió la más alta distinción del Jiu-Jitsu brasileño.

Guía de: Artes Marciales

La trágica historia del actor Paul Walker, una de las estrellas de la saga “Rápido y Furioso”, terminó abruptamente el 30 de noviembre de 2013, cuando un amigo suyo estrelló fatalmente su Porsche Carrera GT 2005 contra un poste de luz y varios árboles a 160 kilómetros por hora, en el barrio Valencia de Santa Clarita.

En momentos que el fallecido actor estaba en la cima de la popularidad, fruto de la taquilla que lograban las películas junto a Vin Diesel, especialmente en la década de 2000, el lamentable accidente vino a truncar esa ascendente carrera.

paul walker

Como era de esperar, tanto para su familia, amigos y el elenco de la película, la tragedia fue demoledora, ya que el actor gozaba de gran simpatía y cariño de todo el mundo, fruto de su jovial personalidad y una amabilidad pocas veces vista entre las estrellas de Hollywood.

Hoy, si bien es cierto la pérdida fue lamentable, la vida continuó tal como la saga que tuvo un par de estrenos más. No obstante, el vacío dejado por Paul Walker ha sido enorme y difícil de llenar, tal como se demostró en el documental “I am Paul Walker”.

En él se pueden ver las distintas facetas que tenía el actor, llamando la atención su amor por las artes marciales, especialmente Jiu-Jitsu brasileño, el cual empezó a practicar desde el año 2004.

paul walker artes marciales 2

Bajo las órdenes del coach Ricardo Franjinha, el actor hacía espacio en su agenda de grabaciones y asistía regularmente a clases grupales y privadas de la disciplina marcial. Con los años fue desarrollando un talento innato y fue un miembro destacado de la comunidad del Jiu-Jitsu brasileño.

Incluso, era tanta la pasión que ponía el difunto artista en seguir adquiriendo habilidades de lucha, que no dudó en llevar a su entrenador a todos los sets de grabaciones, incluso haciéndolo participar de secuencias y acrobacias de lucha realista.

Debido a sus conocimientos, el entrenador de Paul Walker le entregó el cinturón café en 2012, quedando pendiente su ascenso a cinturón negro. Algo que él mismo actor predijo que no sucedería hasta el día de su muerte, la que nunca pensó llegaría al año siguiente.

Según Franjinha, Walker dijo que solo podría obtener su cinturón negro cuando muriera: “Al reflexionar sobre su vida, recuerdo una de nuestras primeras conversaciones. Paul era como muchos cinturones blancos; quería saber cómo convertirse en cinturón negro. Le dije que nosotros no regalamos cinturones negros. Dije que no me importaba quién era, que no le estaba dando un cinturón negro por ser una celebridad”, narró el entrenador.

paul walker artes marciales

“¡A Paul le encantaba eso! Dijo que sabía que iba a empezar tarde, pero estaba decidido a convertirse en cinturón negro. Dijo: “Conseguiré mi cinturón negro, incluso si necesito meterlo en mi ataúd”, agregó el coach.

Tras la trágica muerte, lo más simbólico se produjo en el funeral, cuando Franjinha le entregó el cinturón negro al padre de Walker, tal como lo recordó en una entrevista:

“Le di el cinturón negro a su papá en el memorial que tuvieron para su familia. Dije: ‘Sr. Walker: Quiero darte una cosa de la que sé que Paul estaría orgulloso de tener. Lleva mucho tiempo entrenando conmigo, casi 10 años’”.

Lo más emotivo -contó el entrenador- fue que el padre quiso quedarse con la prenda como una forma de testimonio y recuerdo del gran amor que tenía su fallecido hijo por las artes marciales: “Quiero quedarme con esto porque sé lo mucho que esto significa para él”, señaló.

Y así como a Paul Walker le fascinaba el Jiu-Jitsu otra de las pasiones que lo movía era el parkour, la fauna marina y el surf, los cuales practicaba asiduamente.

Más sobre Artes Marciales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios