Inicio » Artes Marciales » Equipo

Viviendo el muay thai profesional en Tailandia

Desde Tailandia, el chileno Pascual López, parte del equipo de artes marciales de Guioteca, nos relata su experiencia viviendo como peleador profesional de muay thai, y cómo por medio de increíbles experiencias la práctica de esta arte marcial ha afectado y mejorado su vida.

Tras casi toda una vida dedicada a las artes marciales y los deportes de combate, entre otros Karate, Boxeo, y Kickboxing  (disciplina en que llegué a ser seleccionado nacional), decidí viajar fuera de Chile, y probar ser peleador profesional, en países donde alguien que se dedica a esto tiene más posibilidades de surgir. Mi primer destino fue Nueva Zelanda, donde aprendí un poco de Muay Thai, entrenando con los mejores de ahí en City Leegar, y ganándome un cupo para competir en grandes torneos profesionales y pagados.

Sasiprapa Gym

Foto: Pascual Lopez

Pascual Lopez ha pasado más de 2 meses en Tailandia viviendo como un peleador profesional de muay thai, peleando por Sasiprapa Gym.

La experiencia sobre el ring

Después de mi paso por Nueva Zelanda viajé a Tailandia, para acceder al nivel de los mejores y más fuertes del mundo: los thai, con su arte marcial mas poderosa y devastadora, como es el muay thai tradicional.

Viviendo con ellos por más de 2 meses, haciendo todo lo que hace un thai profesional que vive de sus peleas, decidí probarme de la única manera que sé: peleando en un ring.

Peleé por Sasiprapa Gym, uno de los mejores training camps de bangkok, el 9 de febrero. Fue mi primera pelea de Muay Thai, contra un italiano que vive hace años en Tailandia y con más de 50 peleas, en un torneo llamado MBK Fight Night. Casi perdí un brazo, ya que mi estilo de pelea era más de Kickboxing, aguantando más con los brazos los golpes (en muay thai tradicional esto no se puede hacer, hay que bloquear siempre con la canilla).

Pelea en Tailandia

Foto: Pascual Lopez

La segunda pelea de Pascual en Tailandia fue contra un peleador thai con gran trayectoria, en un evento llamado MBK Fight Night.

Luego de esta pelea aprendí mucho y mejoré un montón. Decidí pelear nuevamente en el mismo lugar: esta vez el 9 de marzo de 2011 con un tailandés, un rival muy experimentado con incontables peleas en su vida. Perdí por KO en clinch, pero hice una muy buena pelea según la gente que me rodeaba en ese momento y que estuvo presente.

Uno de los entrenadores que seleccionan buenos peladores para eventos más grandes vio mi pelea y se interesó en mí, haciéndole saber esto al dueño de Sasiprapa Gym. Esto me motivó más porque me empezaron a prestar más atención que al resto de los extranjeros, invitándome a quedarme más tiempo y tener más peleas. Por este motivo es que decidí juntar dinero para volver a Tailandia por un año, ya que mis metas son seguir progresando cada día mas en el Muay Thai.

La experiencia espiritual

Una de las experiencias que más me ha marcado en este viaje, aparte de pelear es la religión y las creencias que tiene la gente en Tailandia.

Pascual pelea en Tailandia

Foto: Pascual López

Tras ver el desempeño en sus peleas en Tailandia, un promotor de peleadores mostró interés en que Pascual Lopez prosiguiera con su carrera como peleador profesional, prolongando su estadía en ese país. Un privilegio que a no muchos se le ofrece.

Conocí el Budismo y me enamoré: ahora creo en esta religión de una manera muy fuerte. Nunca antes en mi vida había creído, hasta un incidente en Tailandia que cambió mi forma de pensar y ver las cosas. Viajé a Koh Chang por 5 días para despejarme después de mi primera pelea. Arrendé un scooter, e iba manejando y a la vez pensando en el futuro, el pasado, planeando cosas… En todos lados menos en el presente, completa mente ido.

Esta desconcentración provocó que me cayera en la moto. Milagrosamente no me pasó nada, aun siendo que iba muy rápido. La moto quedó hecha polvo. Yo iba con mi mochila con todas mis cosas:  un computador, cámara, ropa etc y entre ellas, una imagen de Buda que había comprado y envuelto en diario para protegerlo. Tras el accidente revisé mis cosas y estaba todo bien, nada se había dañado aparentemente… Pero luego desenvolví el Buda, y estaba sin cabeza: el único daño recibido en el accidente lo absorbió el buda, salvándome la vida

Luego de esta increíble experiencia hablé con un thai llamado Thosak, un ex peleador de boxeo y ex campeón mundial, y él me contó más acerca de esta religión y me afirmó que el Buda había salvado mi vida y que siempre lo llevara en alto.

Mi experiencia en Tailandia me ha afectado tanto en el ámbito profesional en cuanto peleador, como en mi vida espiritual. De ahora en adelante, tras haber pasado por estas experiencias tan extremas veo las cosas mas positivas y vivo de una mejor manera el presente.

Más sobre Artes Marciales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X