Zui Quan, el arte marcial que se inspiró en el errático comportamiento de los ebrios

Cuenta la leyenda que el arte marcial fue creado por un monje Shaolin adicto al alcohol y que tuvo que repeler un ataque sorpresa.

Guía de: Artes Marciales

Los orígenes de las artes marciales tienen una historia diversa y muchas veces muy cercana a lo espiritual. Sin embargo, existe un tipo de arte marcial llamado Zui Quan que tiene una génesis muy particular y que incluso escapa a la lógica del deporte, donde prevalecen el cuerpo y la mente sana.

El Zui Quan es un arte marcial que está inspirado en los erráticos movimientos y comportamientos de una persona ebria. Sí, de aquel personaje que se pasa de copas y no puede mantener el equilibrio ni la estabilidad al caminar producto del exceso de alcohol

drunken-master

Obviamente para practicarlo no se necesita estar ebrio, ya que es más bien un técnica para confundir al atacante y hacerlo sentir que tiene el control de la situación, permitiendo atacar en el momento menos esperado.

Y si bien fue Jackie Chan quien hizo famoso el estilo del borracho en la película “Drunken Master” (1978), el Zui Quan tiene un llamativo origen desde las ancestrales enseñanzas del Kung-fu en los Templos Shaolin.

Cuenta la leyenda que un monje Shaolin era muy asiduo a la bebida y compartir con las personas en distintas tabernas cercanas a su templo, desde donde huía todas las noches para poder llevar a cabo su especial adicción al alcohol.

Dueño de una vida difícil y con un pesado prontuario criminal, igual se las arregló para ser aceptado en el templo como monje, aunque nunca pudo dejar el vicio. Además de ser un bebedor compulsivo, el monje era un gran luchador, experto en armas y muy acrobático.

Un día de regreso al templo después de un noche de tragos fue confundido con un ladrón por varios monjes, quienes lo atacaron en masa. El monje, ebrio y sorprendido, comenzó a esquivar los ataques y a golpear a sus oponentes a gran velocidad y certeza hasta dejarlos a todos fuera de combate.

Y aunque después se descubrieron sus andanzas en las tabernas, él desarrolló su estilo a partir de las técnicas de pelea de un borracho, considerando el factor sorpresa y estilo tambaleante tan característico de un bebedor.

Obviamente y por razones más que lógicas no es una buena idea pelear estando ebrio, pero sí el arte marcial evolucionó estratégicamente a partir de esos movimientos, manejo y equilibrio disfuncional del cuerpo, buscando la precisión y velocidad de los golpes y bloqueos.

Más sobre Artes Marciales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X