¿Qué trae el 2011? Grandes razones para cambiar

En la nota anterior de predicciones hablamos de las relaciones, el trabajo y el dinero. Ahora vamos con las actitudes y la naturaleza. Hay que aceptarlo, el 2011 nos dará tareas muy concretas para madurar y hacernos cargo de nuestras acciones.

Ya dijimos que hay que respirar profundo, ampliar la mente y bajar las expectativas para vivir este 2011. Por si usted no se ha dado cuenta, desde hace casi una década, en septiembre del 2001, se respiran aires de mayor incertidumbre y fragilidad en el planeta. Y esto se ha incrementado hace un par de años, sin embargo ya no podemos quedarnos impávidos frente al destino, el 2011 nos invita actuar, aterrizar y construir una nueva vida.

Cómo y desde dónde vivir el año

Predicciones 2011

Foto: El Mercurio

Ser positivos es la consigna, los asomos de pesimismo pueden ser castigados.

“Es sólo una cuestión de actitud”, dice la canción del argentino Fito Páez, que puede convertirse en el himno 2011, pues este año vuelve a ser complicado, pero podemos elegir cómo vivirlo.

¿Qué actitudes premiarán los astros? Plutón hará una fiesta si somos más humildes, sanos, austeros y desapegados para enfrentar -especialmente- los temas financieros, la salud y las metas que nos tracemos. Nada de obsesionarse o de creer que el cuerpo aguanta, porque nos pasará la cuenta. El poderoso y agudo Plutón estará también observando cómo administramos nuestro poder interno y externo, si lo evadimos, si abusamos de él, si manipulamos o lo ponemos al servicio de los demás. Además, el pesimismo y las quejas serán castigados.

Saturno nos pondrá buena nota si actuamos con paciencia y flexibilidad en nuestra relación con los otros, si privilegiamos el bien común por sobre el individualismo. También si aceptamos que tenemos mucho miedo al relacionarnos íntimamente y que nuestros fantasmas y carencias se activan cuando estamos frente quienes queremos.

Desde el segundo trimestre, Urano y Júpiter desde Aries nos pedirán volver a entusiasmarnos con todo lo nuevo, con hacer cambios sobre todo en nuestro carácter y la forma en que nos planteamos en el mundo. Júpiter nos invitará a confiar y Urano a conectarnos con el colectivo; ambos, además, pondrán a prueba nuestras rabias, ojo.

Neptuno y Quirón, por su parte seguirán activando nuestras conciencias, nuestro lado compasivo y una mirada más espiritual de la vida; aunque el primero causará algunas confusiones emocionales y nos pedirá fluir, también nos pedirá ser más intuitivos para movernos.

La naturaleza, convulsionada

Predicciones 2011

Foto: El Mercurio

Las marejadas pueden ser la tónica entre abril y agoto, por el paso de Neptuno por Piscis.

Hace unos meses hablamos de la corta visita de Urano al intrépido Aries. Pero  este coloso ahora entra con todo y activará poderosamente el elemento fuego en la naturaleza. Incendios, erupciones volcánicas, más calentamiento global -como si no bastara el actual-, vientos huracanados y mucha tormenta eléctrica se dejarán caer en los paisajes 2011. Pero usted no se quede leyendo esto, tome una actitud preventiva y respete al fuego; también admire su poder, sienta su calor y conéctese con su fuego interno, con la pasión de vivir.

Cuando a Neptuno se le ocurra ir a chapotear a Piscis, entre abril y agosto, los océanos y aguas del mundo se agitarán; atención con las costas chilenas. Pueden suceder más inundaciones, tsunamis, marejadas y revelaciones del agua, junto con algunas disputas por ella. Será un gran momento para honrarla, cuidarla, beberla y sentir su pureza. Al mismo tiempo, el inconsciente colectivo estará riquísimo en información y los sueños arrojarán grandes respuestas, tenga una libreta en su mesa de noche.

Y qué decir Plutón, si hace rato que activa la tierra, con terremotos, temblores y amenazas a ciertos cultivos o maneras de cultivar. Como dijo una niña chilena en un notable documental sobre el terremoto 2010, frente a la pregunta, ¿cómo se producen los terremotos?: “Cuando chocan como dos piedras grandes con la Tierra y ella se quiere mover… porque tiene calor o le pica algo”; sí, a la Tierra le pica nuestro egoísmo, nuestra sobre explotación, nuestras neurosis, nuestra desconexión de ella como fuente de vida; entonces, se rascará y fuerte, ojo. Por eso es tiempo –urgente- de agradecerle, sentir su enorme generosidad y producir menos basura.

(Continuará)

Más sobre Astrología y Destino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X