Inicio » Autos »

Chrysler Turbine, cuando se pensó en la turbina para impulsar un auto

Tenía grandes beneficios, uno de ellos era la flexibilidad de uso de combustible, hoy es sólo un recuerdo en la historia.

Guía de: Autos

Llegaba 1963 y con ello Chrysler presentaba su última innovación, el Turbine. La idea era propulsar el automóvil con una turbina, la misma que comenzó a impulsar los aviones desde finales de la Segunda Guerra Mundial.

Chrysler Turbine

Era un proyecto caro que suponía grandes obstáculos, como el consumo, el ruido y el tiempo de inicio de marcha, pero se lograron superar. El motor se componía por dos turbinas que transmitían movimiento a las ruedas traseras a través de una caja de cambios de 3 marchas.

Su consumo se logró bajar a un nivel menor al del motor tradicional de pistones, y su gran ventaja era que podía utilizar casi cualquier combustible. Las turbinas llegaron a desarrollar 130 hp,no necesitaban de refrigeración por agua y podían encender sin problemas en temperaturas bajo cero.

Chrysler recorrió el mundo con su joya de ingeniería, pero no logró llegar más allá del concepto debido a que regulaciones ambientales no permitieron su circulación, se suponía que contaminaba más de lo normal.

Debido a su estrecha relación con Ghia, famosa casa italiana de carrocería y diseño, Chrysler les encargó el diseño, logrando un concepto íntegro en torno a la turbina. Su estilo se transformó en una etiqueta que lo caracteriza de forma muy particular hasta la actualidad.

El Chrysler Turbine, hoy es una joya de ingeniería muy importante, tremendamente adelantado a su época. Muchas unidades fueron destruidas y sólo sobrevivieron 3; dos de ellas están en manos de Chrysler y la tercera con un coleccionista privado, el famoso animador Jay Leno.

En el siguiente video puede verse en movimiento con su fino diseño y su particular sonido.

Más sobre Autos

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X