Inicio » Autos » Equipo

Nuevo Volvo S60, la marca sueca refresca su mirada

La empresa europea estrena un modelo de diseño más deportivo, pero sin olvidar sus tradicionales valores de seguridad.
Volvo S60

Foto: Volvo

El nuevo S60 frente a unos molinos de viento cerca de Sintra.

El nuevo Volvo S60 centellea con la nueva filosofía que la marca le ha impuesto al modelo.

Primero, se trataba de darle al auto unos toques de diseño que lo hicieran más emocionante. Tal vez para terminar de desembarazarse de esa imagen tan ingenuamente familiar que Volvo cultivó por años y, con seguridad, para ir en la búsqueda de públicos más jóvenes que actualmente están consumiendo modelos como los Audi A4, BMW Serie 3 y Mercedes Clase C.

Y segundo, aún considerando lo anterior, Volvo pretende que este modelo se convierta en referente de seguridad de su segmento, a fuerza de dispositivos electrónicos como el sistema de detección de peatones.

El nuevo S60, con 4,63 metros de longitud, 1,87 metros de ancho y 1,48 metros de alto, fue presentado en los alrededores de Sintra, en Portugal, donde los caminos sinuosos fueron el perfecto escenario para comprobar las virtudes del modelo.

En lo que respecta a su estética exterior, algunos observadores echan de menos las líneas rectas de los modelos más antiguos y, en cambio, los altera esa línea longitudinal ondulada que, aunque agregan musculatura al vehículo, rompen la fluidez y simpleza general del diseño, por otro lado muy bien logrado.

El interior está tan bien organizado como siempre y, más que nada, conserva esa impronta de la marca sueca, que ofrece lujo sin parafernalia, poniendo el buen gusto antes que los arsenales de botones y pantallas fosforescentes.

Volvo S60

Foto: Volvo

El cuadro de mandos está ligeramente orientado hacia el conductor.

El cuadro de mandos está ligeramente inclinado hacia el conductor, mientras que las salidas de aire y la consola central vienen adornadas con aplicaciones de tonos aluminizados y acerados.

La elección de materiales y las terminaciones no dan lugar a críticas. Mejor que eso, el interior del S60 ofrece una verdadera sensación de bienestar. La combinación de texturas diversas en los asientos, en combinación con las tapicerías de las puertas, forma un ambiente que es al mismo tiempo elegante y juvenil.

Tanto delante como atrás se goza de suficiente espacio, si bien los pasajeros de atrás no viajarán tan holgados como cabría esperar a causa del techo y del banco de los asientos demasiado bajos. De igual forma, el maletero resulta algo escaso con sus 380 litros de capacidad.

La oferta inicial de motores del S60 incluye dos motores a gasolina y dos diésel. En noviembre se ampliará la gama por debajo con versiones más lógicas para los tiempos que corren.

En diésel están los cinco cilindros D3 y D5 de 163 y 205 CV, respectivamente, a la espera del 1,6D Drive de cuatro cilindros y 115 CV que aparecerá a fines de año.

En gasolina, lo más sobresaliente es el T6, de 304 CV, acompañado por el inédito 2,0 GTDi de 203 CV, cuatro cilindros e inyección directa, del que saldrán tres versiones más que se denominarán T5, T4 y T3, con 240, 180 y 150 CV; los dos últimos con 1,6 litro de cilindrada.

Avances en seguridad

Volvo siempre ha procurado ser reconocida como una marca que ofrece alta seguridad a sus ocupantes, pero ahora que todos (o casi todos) los productores buscan lo mismo, los suecos están ansiosos por buscar una diferenciación apreciable.

Volvo S60

Foto: Volvo

Volvo siempre ha sostenido una imagen de seguridad.

En este caso, el nuevo S60 incluye un sistema de advertencia de colisión con autofreno y detección de peatones. El nuevo sistema emplea cámaras y un radar para impedir atropellos hasta una velocidad de 35 km/h, siempre que el peatón mida más de 80 cm de estatura. Por encima de esa velocidad, el sistema actuará de todos modos, pero sin garantizar la detención antes del impacto. Con todo, los expertos de Volvo señalan que esperan reducir en 20% las fatalidades por este tipo de accidentes.

Tras probar el sistema durante la presentación del modelo en Portugal, hay varios elementos adicionales que considerar en este interesante sistema. El primero, es que es un sistema que debido a sus parámetros de reacción está concebido para el ambiente urbano. Como consecuencia, los algoritmos del software están diseñados para identificar en el entorno figuras con forma humana; es decir, no emitirán alarmas si lo que se va a atropellar es un perro o un caballo.

Según los ingenieros de Volvo, esto es porque en un ambiente urbano hay demasiados objetos que pueden tener la forma aproximada de un animal, lo que produciría demasiadas falsas alarmas.

Además, los S60 disponen, a pedido, de una cámara delantera de 180º que resulta muy práctica en las salidas, ya que nos muestra el tránsito que se esconde a la vuelta de la esquina.

Es estándar, en cambio, el sistema de control de ángulos muertos (BLIS), un dispositivo que detecta los vehículos que se encuentran en el ángulo ciego de los retrovisores de las puertas. Avisa al conductor mediante una alarma visual y un sonido agudo.

El control de alerta del conductor (DAC), en tanto, opera cuando el estilo de conducción induce a pensar que el conductor está cansado: genera una vibración en el volante.

Por si fuera poco, el sistema de advertencia de cambio de carril (LWD) emite una señal acústica avisando de que se pisa la marca de la calzada sin poner el intermitente.

Por último, el sistema Alcoguard impide poner en marcha el vehículo en caso de que el conductor haya superado el límite de alcoholemia fijado por él mismo. El conductor tiene que soplar en una boquilla si es que quiere encender el motor; naturalmente, el Alcoguard sólo lo permitirá si el sujeto está razonablemente sobrio.

Más sobre Autos

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X