Inicio » Básquetbol » Equipo

El emotivo discurso de Kevin Durant, MVP, que hizo que fuera el jugador más querido de la NBA

Durant no pudo evitar emocionarse al momento de recordar los sacrificios que tuvo que hacer su madre para que él lograra el éxito de hoy.

Kevin Durant no solo demostró que es el MVP dentro de la cancha, también mostró sencillez y mucha gratitud en el discurso de su premiación que se realizó en el sitio donde su equipo, Oklahoma Thunder, realiza sus prácticas. En el lugar se encontraban presentes la plantilla completa de la franquicia, cuerpo técnico, algunos dirigentes del baloncesto y su familia.

Kevin Durant

En la ceremonia, el MVP no pudo aguantar las lagrimas al recordar los sacrificios que hacía su madre por él.

“Me gustaría darle gracias a Dios por cambiar mi vida y darme cuenta de lo que esta significa. Para mí el baloncesto simplemente es una plataforma para inspirar a la gente”, fueron las palabras con las que KD comenzó su discurso, en el que, por varios momentos, tuvo que darse un tiempo para respirar y aguantar las lagrimas.

El jugador, oriundo de Washington, también se acordó de toda la gente que lo ayudó para poder ser un profesional.  “Me encantaba jugar al baloncesto, pero nunca pensé que pudiera llegar a la universidad, a la NBA… Tuve muchísima ayuda. Mucha gente creyó en mí cuando ni yo lo hacía, y otros dudaron y me motivaron cada día para ser quien soy. Pasé por momentos muy duros junto a mi familia, pero sigo de pie”, agregó.

Pero el momento en que se vio al jugador más emocionado fue cuando recordó todos los sacrificios que hizo su madre, que estaba presente en la ceremonia,  por él cuando era joven y muchas vez no tenía qué comer. “Te sacrificaste por nosotros (los cuatro hermanos Durant). Sin ti no deberíamos estar aquí. Tú nos hiciste creer, nos alejaste de las calles, nos vestías, nos dabas de comer cuando tú no tenías nada que llevarte a al boca, te asegurabas que nosotros comiésemos aunque tú te ibas a la cama con hambre. Te has sacrificado por nosotros, tú eres la verdadera MVP”.

Luego tuvo palabras para cada uno de sus compañeros y para su entrenador:

Kendrick Perkins: “Te odiaba antes de que vinieras, pero en el momento en que llegaste, cambiaste mi pensamiento hacia ti, eres uno de los mejores compañeros que tendré jamás. No olvidaré tus llamados o mensajes después de un duro partido, donde me decías que iba a ser MVP, eso significó mucho para mí”.

Caron Butler: “La primera vez que llegaste escribiste en un trozo de papel en mi taquilla ‘KD, MVP’. Pensé en ello cuando llegué a casa y me dije que cuando tienes a gente así detrás de ti, puedes hacer cualquier cosa”.

Serge Ibaka: “Mi ex vecino de puerta con puerta. Sé que todavía no puedes hablar inglés. Nuestra relación es una relación de hermanos. Eres alguien a quien disfruto. Me das confianza cuando no la tengo, haciéndome mejor y dándome cuenta de que no siempre tengo razón”.

Nick Collison: “·Desde que llegué a Seattle creíste en mí desde el principio, me respetaste como jugador y como hombre”.

Russell Westbrook: “Un chico que correría a través de una pared por mí. Mucha gente te critica injustamente como jugador. Soy el primero en tenerte detrás, sigue como eres. Todo el mundo te quiere aquí. Te quiero. Me has hecho mejor. Una parte muy grande de este premio es tuya. Gracias, muchas gracias”.

Scott Brooks (Técnico de los Thunder): “Significas todo para mí, te quiero. Gracias por siempre creer en mí. Nunca he conocido a nadie como tú. Eres muy altruista”.

Para finalizar, K-Dog agradeció a toda la fanaticada de Oklahoma diciéndoles, ” Les juro que este no es solo mi trofeo, sino de todos ustedes, espero que no sea el único que tengamos al terminar la temporada”.

 

 

 

 

 

 

Más sobre Básquetbol

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X