Inicio » Básquetbol » Equipo

El reserva más querido que es leyenda en la NBA

Brian Scalabrine con suerte vio minutos en la cancha durante sus 11 temporadas como profesional, pero su entrega y aporte fuera de la cancha lo llevó a ser coreado como el jugador más valioso. Conozca su gran historia.

Este colorín de 2,06 metros de estatura, se retiró a principios de la temporada 2012-2013 tras 11 temporadas en que sólo promedió 3.1 puntos por partido. Jugando en los New Jersey Nets, los Boston Celtics y los Chicago Bulls, su presencia en los camarines y simpatía fuera de la cancha lo convirtió en uno de los jugadores más queridos y respetados de la liga, llevándolo al estatus de leyenda.

Brian Scalabrine, hubiera llamado la atención por su apariencia en casi cualquier equipo de la liga. Su piel color porcelana y cabellos crespos color naranjo, no sorprendían en el equipo de los New Jersey Nets de principios del 2000, en que también estaban los jugadores blancos Jason Kidd, Keith Van Horn, Aaron Williams y Todd MacCuloch.

“Scal”, durante sus años universitarios jugó de poste siendo un todo estrella. Pero en su llegada a la NBA debió modificar su juego y convertirse en un alero que salía ocasionalmente desde la banca para lanzar triples desde los costados.

Reserva más querido

Foto: Agencias

Asumir su rol como reserva lo llevó a tener un compromiso con el equipo sin ambiciones de puntos o protagonismo. Su apoyo fue incondicional en los 559 juegos en que participó, convirtiéndose en uno de los basquetbolistas más respetados por técnicos, jugadores e hinchada de la NBA.

Un gran compañero

Scalabrine es el compañero que te daba ánimo después de una mala jugada, siempre sonreía cuando estaba en la cancha, gritaba cada una de las posesiones de ataque y sobre todo tenía un gran sentido del humor que enamoró a la prensa.

Su mentalidad en los entrenamientos, a pesar que sabía que no iba a jugar, era de prepararse para estar los 48 minutos en la cancha. Nunca se rindió o dejó de entrenar, eso fue lo que vio Tom Thibodeau cuando era asistente técnico en los Boston Celtics, y por eso, una de sus primeras decisiones al asumir como técnico en los Chicago Bulls el año 2010 fue llevarse a Scalabrine.

La inteligencia de este jugador hacen que tenga un alto potencial como técnico, que se suma a la experiencia de haber visto tantos juegos desde la banca. “Scal” en los Bulls pudo enseñar los métodos de trabajo y sistemas de Thibodeau, ya que los conocía mejor que muchos. Para los entendidos en básquetbol, su aporte fuera de la cancha ayuda tanto como tener a un todo estrella. No por nada, el técnico de los Bulls ganó el premio al mejor del año en su debut, y el equipo consiguió las mejores marcas de la liga hasta la lesión de su figura Derrick Rose.

Una muestra de la simpatía de este jugador ocurrió en la conferencia de prensa que dio en las finales del año 2008, cuando los Celtics fueron campeones. “Tal vez, ahora puedo pensar que no he jugado un sólo segundo. En cinco años lo habrán olvidado. En diez años seguiré siendo campeón. En veinte le diré a mis hijos que fui titular. Y en treinta que fui MVP…”, dijo en esa oportunidad.

En su llegada a los Bulls, el cariño de la hinchada no se hizo esperar y recibió dos apodos “The Man, The Myth, The Legend” (El hombre, el mito, la leyenda) y “White Mamba“, en referencia al sobrenombre de la estrella de Los Angeles Lakers Kobe Bryant (Black Mamba). Scalabrine tuvo participación activa en apoyar obras benéficas de la NBA y este cariño era retribuido en todas las canchas de la NBA en que fue coreado como el jugador más valioso (MVP) en distintos estadios de la liga.

Promediando 4.4 minutos en su última temporada, el apellido “Scalabrine” fue pedido por el público en la mayoría de los partidos de los Bulls que se jugaron en Chicago.

Antes de su retiro, el entrenador Thibodeau ofreció a Scalabrine un puesto en su equipo de asistentes técnicos en los Bulls, pero finalmente ex jugador declinó el la oferta (según sus palabras la decisión más difícil de su vida), para continuar con una carrera como comentarista deportivo para los Boston Celtics.

El legado de este jugador no se ve reflejado en puntos o grandes jugadas, pero su simpatía y entrega ha hecho que sus videos en Youtube hayan sido vistos por millones de personas, e incluso la NBA le rindió un homenaje al conocerse su retiro.

Más sobre Básquetbol

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X