Inicio » Básquetbol » Equipo

Jeremy Lin, de Harvard a la NBA: La revancha del Nerd

Uno de los jugadores más destacados de la Ivy League, no fue considerado en el draft del 2010 y ahora que tuvo su oportunidad en la liga la está aprovechando al máximo con los Knicks de Nueva York.

Jeremy Lin es el jugador más popular de Harvard de la última década. El estudiante de economía Jeremy Lin (23 de agosto 1988) estaba llevando a una de las universidades más prestigiosas del mundo a un nuevo lugar en la Ivy League, en que compiten las universidades más prestigiosas de Norteamerica como Princeton, Columbia, Yale o Pensilvania.

Hijo de taiwaneses, Lin, que es nativo de Los Angeles, siempre quiso jugar en UCLA, pero en ese momento le dijeron que si quería jugar ahí sería sin una beca deportiva, de manera que él debería pagar sus estudios. En vista que él debería pagar su educación, se inclinó por una mejor casa de estudios, y Harvard fue su elección.

Jeremy Lin en La NBA

Foto: AP

Jeremy Lin haciendo el calentamiento previo a un partido de los Knicks.

Tras unas excelentes temporadas (fue candidato a los premios Wooden y Bob Cousy, y fue considerado uno de los 12 jugadores más versátiles del básquetbol universitario), Lin consiguió récords personales y grupales para Harvard, y destacó en partidos contra algunos de los mejores equipos del país.

Fue el primer jugador en conseguir más de 1.450 puntos (1.483, en la Ivy league), 450 rebotes (487), 400 asistencias (403) y 200 robos (225) y también consiguió el nuevo récord de victorias para Harvard (21), provocando un arrepentimiento en las universidades que no quisieron ofrecerle una beca (UCLA, San Francisco, Stanford).

Su posición natural es de base, pero puede jugar de escolta. Muy ordenado en sus movimientos, cuenta con buen lanzamiento perimetral y no tiene miedo de atacar el aro a pesar de su metro 1,91 y 91 kilos. Lin no destacaba por su rapidez o rechazo como otros prospectos y no fue drafteado por ningún equipo el 2010.

Golden State Warriors

La visión del gerente general de los Dallas Mavericks Donnie Nelson lo llevó a un campamento de verano en que pudo mostrar su juego y ahí pudo lucirse frente al “Novato del año” y pick número 1 del draft de ese año, John Wall, consiguiendo que los presentes terminaran apoyando al jugador de descendencia asiática.

Esto le valió recibir ofrecimientos de varios equipos de la NBA, pero terminó inclinándose por los Golden State Warriors y firmó un contrato de dos años con ellos. Era su equipo favorito de niño y quedaba cerca de su casa en San Francisco.

Lin es el jugador favorito del sector y los Warriors lo saben. Contaba con el apoyo de las comunidades asiáticas por ser descendiente de chinos-taiwaneses, era titulado de Harvard y había crecido en la región. Era una carta segura para llenar asientos.

Cada vez que Lin entró a la cancha en los cierres de los partidos recibía una ovación más grande que la dada a las estrellas del equipo Stephen Curry o Monta Ellis. Fue el jugador que más entrevistas dio e incluso se hicieron documentales acerca de su vida. Era la estrella del equipo, a pesar que sólo promedió 9.8 minutos en 29 partidos jugados.

Promediando sólo 2,6 puntos y 38,9% lanzando, a finales de la temporada pasada Lin fue dejado en libertad sin tener una posibilidad para mostrar su talento en ese lugar.

En diciembre del 2011 fue contratado por los Houston Rockets, pero a sólo días de esto debieron dejarlo en libertad, ya que necesitaban espacio en la plantilla para contratar a su nuevo pívot Samuel Dalembert.

La oportunidad

Pudiendo haberse dedicado a los negocios, Lin siguió con su idea de jugar en la NBA y esperó una nueva oportunidad.

A finales de diciembre, las lesiones de los bases de Nueva York (Douglas, Davis, Shumpert) hicieron que necesitaran un nuevo suplente con urgencia y Lin fue elegido como el tercer armador del equipo.

En su debut por los Knicks jugó contra los Golden State Warriors y recibió una gran ovación.

Sabiendo que no tenía una posición segura entre los convocados a los partidos. A mediados de enero fue enviado al equipo de desarrollo de los Knicks, los Erie BayHawks de la D-League, en que en sólo días comenzó a destacar y mostrar su talento.

A menos de una semana de debutar ya había conseguido un triple doble y era la figura del equipo. Este gran nivel de juego hizo que el entrenador de los Knicks Mike D’Antonni  lo llamara para integrar la plantilla definitiva del equipo.

Hace sólo días (4 de febrero) –y saliendo desde la banca- comenzó a entender a la perfección a sus compañeros y consiguió 25 puntos, 5 rebotes y 7 asistencias, en la victoria frente a los Nets de Nueva Jersey. El partido siguiente contra los Jazz de Utah, su primer partido de titular, Lin consiguió nuevas marcas en su carrera en la NBA con 28 puntos y 8 asistencias.

Jeremy Lin no será un All-Star, pero demuestra que este deporte sí da revanchas y que existen oportunidades para mostrar los talentos.

Datos sobre Lin: Habla mandarín, ya tiene un contrato con Nike, obtuvo una calificación de 3.1 en su título en Harvard y está promediando mejores estadísticas que Dwayne Wade cuando juega más de 30 minutos.

Más sobre Básquetbol

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X