Kobe Bryant se escribe una carta a sí mismo como si tuviera 17 años: Consejos sobre la vida y el dinero

La ex estrella de los Lakers deja claro como debe ser la relación entre la familia y los negocios.

Guía de: Básquetbol

Kobe Bryant

Kobe Bryant escribe una carta a él mismo, pero de 17 años

Kobe Bryant llegó con 17 años  a la NBA al pasar directamente desde el colegio a la mejor liga del mundo. Inmaduro, introvertido, arrogante y pensando que era superior a todo el mundo, Kobe Bryant cometió varios errores, como todo adolescente, que le llevaron a tener problemas con sus compañeros de equipo y con el mismo entrenador Phil Jackson.

Con tan solo 20 años ya era campeón de la NBA junto a Shaquille O’neal. El éxito le llegó demasiado rápido a alguien que no supo administrar de tan buena manera la fama y el dinero.

Ya retirado, Kobe Bryant se dio el tiempo de escribir una carta dirigida al “Kobe Bryant de 17 años” que estaba a punto de firmar el contrato con Los Angeles Lakers. En una extensa y emocionante carta, Kobe Bryant se aconseja a sí mismo sobre la importancia de no mezclar los negocios con la familia ya que tarde o temprano, generará problemas.

A continuación, te dejamos la carta traducida que escribió Kobe Bryant a sí mismo:

“Querido yo mismo de 17 años, 

Cuando mañana tu sueño en los Lakers se haga realidad, necesitas encontrar una forma de invertir en tu familia y amigos. Suena simple y quizá pienses que es pan comido, pero te llevará un tiempo entenderlo. 

Dije invertir.

Ni dije dar. 

Deja que me explique. 

Dar cosas materiales a tu familia y amigos quizá parezca la decisión correcta. Les amas y siempre estuvieron ahí mientras creciste, así que está bien que ellos compartan tu éxito y todo lo que viene con él. Así que les compras un auto, una casa, pagas sus facturas. Quieres que tengan una bonita y cómoda vida, ¿verdad? 

Pero llegará el día en el que te des cuenta de que por mucho que creyeses que estabas haciendo lo correcto, la verdad es que solo les estabas manteniendo. 

Llegarás a entender que cuidabas así de ellos porque eso te hacía feliz a TI, verles sonreír te hizo feliz a TI, sin ninguna otra preocupación en el mundo, y eso es extremadamente egoísta por tu parte. Mientras tú te sentías satisfecho contigo mismo, estabas, lentamente, devorando sus propias ambiciones y sueños. Les estabas dando posesiones materiales a sus vidas, pero al mismo tiempo estabas quitando los regalos más importantes: independencia y crecimiento. 

Entiende que te vas a convertir en el líder de la familia, y eso implica también tomar decisiones difíciles, incluso si tu familia y amigos no las entienden en ese preciso momento.

 Invierte en su futuro, no solamente se lo des. 

Usa tu éxito, riqueza e influencia para ponerles en la mejor situación posible para que cumplan sus propios sueños y encuentren sus verdaderos propósitos. Hazlo a través de la escuela, preparando entrevistas de trabajo con ellos y ayúdales a convertirse en líderes por derecho propio. Llévales a adoptar el mismo nivel de trabajo duro y dedicación que a ti te costó llegar a donde estás ahora, y donde finalmente llegarás. 

Te estoy escribiendo ahora para que puedas empezar este proceso inmediatamente, y así no tengas que tratar con el dolor y los problemas generados de hacerles (familia) dependientes de lo que tú les facilitaste. Esa adicción solo conduce a enfados, resentimiento y celos de todo el mundo involucrado, incluido tú mismo. 

A medida que el tiempo pase, les verás crecer de manera independiente y tener sus propias ambiciones y sus propias vidas. Tu relación con todos ellos será mucho mejor como resultado de ello. 

Hay mucho más que podría escribirte, pero con 17 años sé que no tienes la capacidad de atención suficiente como para leer más allá de 2.000 palabras. 

La próxima vez que te escriba, puede que toque los desafíos de mezclar la sangre con los negocios. El consejo más importante que puedo darte es que tus padres siguen siendo PADRES, no tus managers. 

Antes de firmar ese primer contrato, averigua cuál es la cantidad adecuada para tus padres, una que les permita vivir bien a la vez que desarrollan tus y sus negocios y sientan las bases del éxito a largo plazo. De esa manera, los hijos de tus hijos y después sus hijos serán capaces de invertir en sus propios futuros cuando llegue el momento. 

Tu vida está a punto de cambiar, y las cosas van a ir muy rápido. Pero ten presente esto cuando te tumbes una noche después de nueve horas de entrenamiento. 

Créeme, definir las cosas desde el principio evitará muchísimas lágrimas y quebraderos de corazón, algunos de los cuales permanecen todavía. 

Con mucho amor, 

Kobe”

Más sobre Básquetbol

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X