La orden terminante de Reina Isabel a Lady Di cuando ella reveló el fracaso de su matrimonio con Carlos

La reina envió una misiva urgente a Diana tras la revelación pública del fracaso del matrimonio.

Guía de: Celebridades

noticia-lady-di

Se trató de una de esas frases que atraviesan décadas, mares, culturas. Ante la insólita audiencia de millones de personas, Diana Spencer se sentó junto a Martin Bashir de la BBC aquel 20 de noviembre de 1995 y desató un terremoto en las entrañas mismas de la realeza británica: “Bueno, éramos tres en este matrimonio, así que estaba un poco concurrido”, ¿conocen alguna frase más intensa que ésta?

Lee también: La trágica historia de amor clandestino que le valió la vida a Lady Di

Miles de británicos y el mundo entero viajó mentalmente a otra sitio, para intentar imaginar: ¿Qué harían, en ese momento, Carlos, la mismísima reina y por supuesto, la tercera en cuestión: Camilla Parker. Se trataba de años de hipócrita silencio mantenido a raya destrozados de un tirón. Pues bien: esto fue lo que hizo la reina mientras el príncipe Carlos se atragantaba.

Envió una carta a Lady Di con una orden tajante: “Tienes que divorciarte”. Lady Di respiró por primera vez en años. Aquella reacción, furiosa e inconforme, era la que esperaba. No podía más.

noticia-lady-di-3

Lady Di había traicionado a Kesington al dejar entrar, casi de polizonte, un equipo de TV al palacio. En la entrevista de “Panorama” donde la princesa Diana habló sobre su relación con James Hewitt y los ‘tres en este matrimonio’. “Todavía estaban casados cuando se hizo esta gran y enorme entrevista y estas revelaciones explosivas”, explicó la especialista en realeza Angela Mollard. Y de sus últimas palabras se desprende la observación más importante: Ni ella ni Carlos hubieran tomado la decisión del divorcio. Diana jamás tuvo esa fuerza interior: por eso empujó, casi obligó, a la reina a tomar una decisión que ella no podía.

Al final, fue una mujer de 71 años quien tomó el toro por las astas ante la inmovilidad de los jóvenes. Y fue para bien, por supuesto. Hay medidas que deben tomarse cuando no queda otra opción. Forzar lo que no existe es siempre peor. Diana recuperó un poco de la felicidad perdida. Pero no le duraría mucho: el 31 de agosto, apenas un par de años después de aquella histórica entrevista, la muerte se citaría con ella en el nefasto túnel del Alma, en París.

Más sobre Celebridades

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios