Inicio » Ciencia » Equipo

Animales fluorescentes: Impactante técnica de investigación

Visualizar en tiempo real los genes y contribuir al estudio de enfermedades y desarrollo de tratamientos médicos, son algunos de los fines científicos de trabajar con animales que al exponerse a luz ultra violeta, se iluminan.

Para los defensores de los animales puede parecer un acto cruel y poco ético. Para los científicos, una herramienta útil que ayuda a entender procesos de enfermedades y tratamientos en un modelo animal similar al humano. Se trata de los animales modificados genéticamente que se iluminan al estar en contacto con luz ultravioleta.

Animales “iluminados”

La fluorescencia se define como la propiedad de una sustancia para emitir luz cuando es expuesta a radiaciones del tipo ultravioleta, rayos catódicos o rayos X. Las radiaciones absorbidas (invisibles al ojo humano), se transforman en luz visible.

Animales fluorescentes

Foto: Universidad de Concepción

Los animales fluorecentes pueden ayudar a entender procesos de enfermedades y tratamientos en un modelo animal similar al humano.

Aplicando este concepto y a través de una alteración genética, un grupo de investigadores de la Facultad de Ciencias Biológicas de la U. de Concepción, lograron después de 4 meses, crear a  los primeros roedores transgénicos de nuestro país.

De esta forma, y tal como lo explicó el jefe del estudio, el doctor en Ciencias Biológicas Juan Toledo, se introdujo  un trozo de ADN de proteínas fluorescentes GFP,  en todas las células de su cuerpo. Esto hace que al dirigirles luz ultravioleta de baja densidad, su piel se vea de un color verde intenso.

Los ratones transgénicos permitirán realizar pruebas relacionadas con enfermedades tales como cáncer y diabetes, entre otras. Además, los investigadores ya trabajan en generar embriones transgénicos de bovinos y aves que podrán ser usados para detectar sustancias contenidas en su leche, útiles en el desarrollo de fármacos.

Fines médicos

¿Pero cómo nace esta creación científica? En 1961, Osamu Shimomura, investigador del Marine Biological Laboratory en Masssachussets (EE.UU.), descubrió una molécula presente en las medusas que brillaban de color verde bajo la luz ultravioleta.

Después de varios estudios y encontrar la proteína verde fluorescente GFP, Osamu Shimomura y Roger Tsien de la Universidad de California en San Diego y Martin Chalfie de la Universidad de Columbia, ganaron el Premio Nobel de Química en 2008.

Así como ellos, varios grupos de científicos de todo el mundo han aplicado esta técnica de modificación genética en cerdos, ardillas y peces, con supuestos fines médicos. Y es que la fluorescencia además de evitar diseccionar a los animales en estudio, podría ser una herramienta clave para hacer visibles varios procesos biomédicos como el desarrollo de células nerviosas en el cerebro, la propagación de células cancerígenas, o el efecto de tratamientos farmacológicos para tratar enfermedades.

Más sobre Ciencia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X