Inicio » Ciencia »

Crean tecnología para detectar mentiras a través de los músculos faciales: ¿Cómo funciona?

Sus inventores aseguran que su efectividad es mejor que la del tradicional polígrafo.

Guía de: Ciencia

Un equipo de científicos israelíes ha anunciado la creación de un nuevo sistema para identificar mentiras basándose en la lectura de movimientos minúsculos del rostro. Según lo destacado en un comunicado de la Universidad de Tel Aviv, publicado recientemente, su efectividad alcanza un 73%.

Esta propuesta tecnológica se basa en unas pegatinas impresas en superficies blandas que contienen electrodos que controlan y miden la actividad de los músculos y los nervios. Sus creadores cuentan que, si bien este método se ha usado antes en la monitorización del sueño y el diagnóstico precoz de enfermedades neurológicas, lo revolucionario es que se utilice para probar su eficacia en la detección de mentiras.

Mentiras / Foto: tekcrispy.com

“Los detectores de mentiras existentes no son confiables (…) porque casi cualquier persona puede aprender a controlar su pulso y engañar a la máquina. En consecuencia, existe una gran necesidad de una tecnología de identificación de engaños más precisa”, aseguró al periódico “Time of Israel” el profesor Dino Levy, uno de los integrantes del equipo de investigadores quien agregó que su prueba “es mucho más difícil de rastrear, ya que se basa en cambios minúsculos de los que ni siquiera somos conscientes”.

Levy detalló que el novedoso instrumento se usa en los músculos faciales ubicados en las mejillas (cerca de los labios) y las cejas, porque son los que se contorsionan cuando mentimos. Por lo mismo, se les pidió a los participantes del estudio que se sentaran en parejas, frente a frente, con unos audífonos puestos con los cuales se transmitían las palabras “línea” o “árbol”. Cuando uno de ellos escuchaba “línea”, pero decía “árbol” o viceversa, obviamente estaba mintiendo y la tarrea de su compañero era detectar esa mentira. Posteriormente ambos cambiaban roles.

Si bien los voluntarios no pudieron notar las mentiras con una significación estadística, las señales eléctricas captadas a través de los electrodos adheridos a las caras les permitieron a los científicos detectar el 73% de las mentiras contadas, una tasa de detección considerada más alta que cualquier método anterior.

Se espera que, una vez que los científicos logren reemplazar los electrodos por algoritmos bien entrenados,  esta tecnología se convierta en una seria rival a las pruebas del polígrafo y que sea utilizada en el desarrollo de cámaras y programas computacionales capaces de detectar mentirosos en escenarios de la vida real y a varios metros de distancia.

Más sobre Ciencia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios