Inicio » Ciencia » Equipo

¿De qué sirve conocer nuestro ADN? Usos impensados

El uso más conocido del ADN es la prueba de paternidad, pero lo cierto es que analizar el mapa genético de una persona arroja información muy valiosa.

El análisis genético, desde que se aplica, ha sido la prueba más certera para probar la paternidad de una persona. Pues bien, la medicina que avanza a pasos agigantados y ya ha puesto en práctica nuevos usos de este tipo de test. Las aplicaciones de estos análisis son parte de la medicina genética personalizada, una nueva forma de hacer medicina muy en boga en países del norte y Europa, que permite conocer a través de la extracción de material genético de nuestras células, las enfermedades susceptibles de desarrollar así como el perfil metabólico de un paciente, entre otros datos.

ADN

Foto: Francisco Olea

El ADN ha permitido el desarrollo de la medicina genética personalizada.

Obesidad, Hipertensión, Diabetes, ciertos tipos de Cáncer, Fibrosis Quística, entre otras enfermedades, son parte de lista extensa de patologías que potencialmente podríamos desarrollar. Pero  también es la oportunidad, de acuerdo a los especialistas, de tomar conductas de prevención que nos librarán de contraerlas y, de pasada, mejorar nuestra calidad de vida.

Si usted está con sobrepeso y se la ha pasado toda la vida combatiendo contra esos kilos de más, el test de análisis genético podría ser la solución. Ya que gracias al conocimiento de su ADN se detectan todos los alimentos que son enemigos de su cuerpo, por lo que saber cuáles son, será la clave para verse como siempre soñó.

Orientación del tratamiento

Pero aún hay más. Las utilidades del ADN también son aplicadas en los fármacos, es así como la farmacogenómica, estudia los efectos de los medicamentos usados en distintas personas, evitando el “ensayo y error” de la medicina que predice  y así orientar un tratamiento correctamente.

Si bien en Chile recién comenzamos a conocer estos innovadores usos, desde 2005 países como Nueva Zelanda y Estados Unidos, están aplicando farmacogenómica para utilizarla en enfermedades como el cáncer y algunas patologías cardiovasculares.

Pero frente a tanta información genética, cabe preguntarse si estamos preparados para hacer un buen uso de ella. Si bien por ahora no se ha legislado al respecto, pronto lo tendremos que hacer, ¿Se imagina que pasaría si esa información fuera usada por las compañías de seguro? ó ¿Fuese requisito para postular a un trabajo o contraer matrimonio?

Son interrogantes que la medicina genética personalizada nos plantea y que considerando la velocidad de desarrollo de la ciencia, más temprano que tarde nos veremos obligados a responder.

Más sobre Ciencia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X