Inicio » Ciencia » Equipo

Estudio: Rupturas amorosas duelen como quemaduras

No se trata solo de un corazón roto, sino del dolor físico que esto puede provocar en el cerebro. Científicos de la U. de Michigan comprobaron que el dolor de perder a un amor ya no es una metáfora.

Ya lo vimos con Cristina, la soltera del momento y protagonista de la serie “Soltera otra vez” que sufre de amor tras romper una relación de 8 años con su amado “Monito”. Por muy exagerado que su personaje parezca, el sufrimiento de esta mujer ícono de la soltería tiene asidero científico.

Así lo comprobaron científicos de la Universidad de Michigan y la Universidad de Columbia, quienes estudiaron el efecto físico que produce el rechazo. El resultado es sorprendente: A través de una resonancia magnética investigadores de estas prestigiosas casas de estudio, pudieron determinar que las mismas redes cerebrales que se activan cuando sufres una quemadura leve se encienden cuando pasas por un rechazo amoroso.

Seis meses

Rupturas amorosas

Imagen: Verónica Palacios

En una ruptura amorosa funcionan las mismas redes cerebrales que se activan cuando sufres una quemadura leve.

En la investigación –publicada en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias- participaron  21 mujeres y 19 hombres que pasaron por una separación amorosa no deseada en los seis meses previos al estudio, pero que no sufrían de enfermedades mentales o patologías crónicas. Los pacientes afirmaron que pensar en la ruptura les hacía sentirse intensamente rechazados.

Para comprobar los efectos de esta situación, los científicos utilizaron imágenes de resonancias magnéticas para estudiar los cerebros en cuatro situaciones: cuando veían una fotografía de la ex pareja y pensaban en la separación; cuando veían una fotografía de un amigo y pensaban en una experiencia positiva con esa persona; cuando un dispositivo colocado en su brazo producía un calor suave y reconfortante y cuando ese dispositivo se calentaba lo suficiente como para causar dolor, pero no daño físico.

De esta forma se desprendió que las dos situaciones negativas -pensar en la pérdida de una pareja y la quemadura- ocasionaron una respuesta en las partes solapadas del cerebro
, es decir, dolor. Los autores de este estudio explicaron que el  rechazo provoca una respuesta en la corteza somatosensorial secundaria y en la ínsula dorsal posterior, ambas partes del cerebro que están vinculadas a dolor físicamente perceptible.

¿Para qué sirve saber todo esto? Si estás pasando por un momento de este tipo sabes de lo que estamos hablando, pero más allá de que la ciencia haya logrado comprobar los efectos de una ruptura amorosa, tienes que saber que si bien se trata de un dolor real y comprobable la mejor forma de superarlo será trabajando las emociones.

Más sobre Ciencia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X