Inicio » Ciencia »

¿La Luna acaba de ser habitada? Animales microscópicos enviados al espacio habrían sobrevivido a falla en el alunizaje

La increíble capacidad de los “tardígrados” de sobrevivir en ambientes hostiles hace creer a los expertos que aún pueden estar vivos.

Guía de: Ciencia

¿Qué pasaría si un día la humanidad se ve expuesta a un episodio catastrófico que la lleve a su fin? Seguramente, junto con nuestras vidas, se borrarían todos los registros que demostrarían que alguna vez habitamos la Tierra, pero… ¿y si alcanzamos a salvaguardar datos sobre nuestra existencia para luego enviarlos a otro lugar fuera de nuestro planeta antes de que eso suceda? Eso es justamente lo que se propuso “Arch Mission Foundation”, organización privada sin fines de lucro que envió a la Luna un archivo de 30 millones de páginas de información.

Suena a ciencia ficción, pero para los líderes de este proyecto, era perfectamente posible mediante la utilización de un satélite. En este caso se usó la sonda Beresheet de Israel que pretendía alunizar en febrero de este año. Sin embargo, algo salió mal y terminó estrellándose contra la superficie lunar.

Foto: Tardígrado. /publimetro.cl

Foto: Tardígrado. /publimetro.cl

El asunto hubiera quedado en el olvido si no fuera porque Nova Spivack, fundador de Arch Mission Foundation, confirmara hace pocos días que dentro del satélite siniestrado había una caja repleta con miles de seres diminutos llamados tardígrados que habrían sobrevivido al accidente.

Estos animales microscópicos (miden menos de un milímetro), se caracterizan por poseer ochos patas, ser parecidos a los gusanos y por sobrevivir hasta en los ambientes más hostiles como temperaturas tan elevadas como 150 grados Celsius y tan bajas como -272 grados (casi el cero absoluto), aunque solo durante unos minutos.

“Según un análisis de la trayectoria de la nave espacial y la composición del dispositivo en el que se almacenaron los microanimales, creemos que las posibilidades de supervivencia para los tardígrados… son extremadamente altas”, expresó Spivack a la agencia AFP.

Para este viaje en particular, los también llamados “osos de agua” habían sido deshidratados para ponerlos en animación suspendida (hibernación) y después “encerrados en un epóxico de ámbar artificial, lo que debería hacerlos revivibles en el futuro”.

Sin embargo, el desafió que implica revivir a estos animales invertebrados en la Luna es que para vivir necesitan de aire, agua y comida, elementos que no están presentes en el lugar donde se encuentran ahora, por lo que se descarta que se multipliquen y formen una colonia.

Cassie Conley, astrobióloga de la NASA sostuvo que la supervivencia de los tardígrados depende de tres factores esenciales: las condiciones del lugar de impacto, las temperaturas a las que se exponen, pero también al entorno en el cual se encuentran inmersas.

“Como bióloga que estudia la supervivencia de organismos en entornos extremos, me preocupa más que los animales se vean afectados por químicos tóxicos del epóxico o el pegamento” utilizados para guardarlos, que las condiciones del espacio”, aseguró Conley.

Incluso, si las criaturas logran sobrevivir varios años, no hay ninguna misión tripulada a la Luna que las pueda reactivar de su hibernación. Recién en 2024 se prevé que la NASA envié su misión “Artemisa”, pero el objetivo de este último proyecto es ir al polo sur lunar, no al Mar de la Serenidad donde se estrelló la sonda israelí Beresheet, por lo que probablemente, los tardígrados no logren volver a casa.

Más sobre Ciencia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X