Inicio » Ciencia »

Paleontólogos descubren rana gigante que comía dinosaurios gracias al poder de su mandíbula

Gracias al estudio de anfibios carnívoros que viven actualmente en Sudamérica, los científicos calcularon la potencia de su mordedura.

Guía de: Ciencia

Un equipo internacional de científicos ha descubierto que una rana gigantesca, que habitaba en la isla de Madagascar hace 68 millones de años, era capaz de comer dinosaurios.

Los investigadores de la Universidad de Adelaida en Australia, determinaron que esa especie extinta, conocida como “Beelzebufo” podría cazar y devorar pequeños ejemplares de esos reptiles, ya que su mordedura tendría una fuerza de 2.200 newtons, similar a la de un tigre o lobo modernos.

Gracias a esta particular característica, ese anfibio “habría sido capaz de masticar los dinosaurios pequeños o jóvenes que vivían en su medio ambiente”, indicó Marc Jones, investigador de la Escuela de Ciencias Biológicas de la mencionada casa de estudios.

Foto: animalpinturesociety.com

Foto: animalpinturesociety.com

El descubrimiento se efectuó cuando los especialistas analizaban la fuerza de mordedura de varias especies de ranas cornudas carnívoras “Ceratophrys” que actualmente habitan en América del Sur.

“A diferencia de la gran mayoría de ranas, que tienen mandíbulas débiles y normalmente consumen presas pequeñas, las ranas cornudas emboscan a animales tan grandes como ellas” —desde otras ranas hasta serpientes o roedores— y “sus fuertes mandíbulas desempeñan un papel esencial a la hora de agarrar una presa”, asegura Jones.

En la actualidad, se sabe que algunas ranas cornudas que habitan en América del Sur, tienen una gran fuerza en su mordedura a pesar de su tamaño (cabezas entre 4,5 y 10 centímetros de ancho pueden ejercer una presión entre 30 y 500 newtons).

Más sobre Ciencia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X